Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los embalses tiran sus reservas al mar al acabar cuatro años de sequía

El temporal causa daños en el campo en Granada y corta carreteras en Sevilla

La costa oriental andaluza ha cerrado definitivamente el mayor ciclo de sequía de las últimas décadas. Los embalses de la cabecera del Guadalhorce contienen a día de hoy 159,7 hectómetros cúbicos y rozan los 160 necesarios para que se pueda levantar el decreto de medidas contra la sequía que se aprobó en noviembre de 2005 para Málaga, la Costa del Sol occidental y el valle del Guadalhorce. Sin embargo, la vuelta de las precipitaciones ha dejado en evidencia que las actuales infraestructuras hidráulicas obligan a tirar al mar agua que puede faltar en el futuro.

Los tres pantanos que abastecen a siete municipios del Campo de Gibraltar -Charco Redondo, Guadarranque y Almodóvar- tuvieron que desaguar a razón de 76.000 litros por segundo. En Marbella, el pantano de la Concepción es previsible que tenga que desembalsar, como ya ha hecho en dos ocasiones este año, ya que se encuentra al 98% de su capacidad.

En Cádiz, el anuncio de un tornado causó una gran alarma

Mientras tanto, el temporal mantiene a toda Andalucía en estado de sobresalto permanente. "Protección Civil advierte de fuertes lluvias y vientos en Cádiz sin descartar la posibilidad de un tornado". Este aviso transmitido pasadas las 13.00 por la Delegación de la Junta en Cádiz causó ayer una alarma inusitada en la bahía gaditana. El anuncio llevó al adelanto de la salida de los escolares de los colegios y al cierre apresurado de algunos edificios administrativos como la Diputación o el Centro de Arqueología Subacuática. Finalmente la alerta no se hizo realidad. De hecho, desde que el Gobierno andaluz transmitió ese aviso se apaciguó el viento y cesaron las intensas lluvias que alcanzaron los 100 litros por metro cuadrado.

Los meteorólogos ya han reiterado, más tras lo ocurrido en Málaga el pasado domingo, que el tornado es un fenómeno impredecible. No se puede conocer cuándo se va a formar ni qué dirección va a tomar. Aun así Protección Civil trasmitió esa posibilidad, que causó un enorme revuelo en la comarca, antes incluso de que los medios de comunicación comenzaran a hacer público el aviso.

El viento, de más de 60 kilómetros por hora, obligó a cancelar las salidas de los ferries rápidos entre Algeciras y Tánger (Marruecos) y el transbordador de pasajeros y vehículos entre Tarifa y Tánger.

En Granada, las fuertes lluvias derribaron la casa de dos hermanas de 90 y 97 años que vivían solas en Polopos-La Mamola. Las ancianas, ilesas pero con un ataque de ansiedad, se negaban a salir del domicilio, un inmueble de planta baja en muy mal estado y tuvieron que ser sedadas, según informó a Efe el alcalde, Pedro Fernando García. En la costa granadina, una veintena de invernaderos resultaron dañados y el viento obligó a cerrar la estación de Sierra Nevada.

En la provincia de Sevilla, seis carreteras secundarias sufrieron cortes por las inundaciones. En Málaga, los bomberos de la capital realizaron 20 salidas, sobre todo a la barriada de San Andrés, la más afectada por el tornado del pasado domingo. El Ayuntamiento informó de que el número de realojados en hoteles por el tornado ha pasado de 31 a 62 personas.

.

Con información de Pedro Espinosa y Cándido Romaguera

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de febrero de 2009