Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OCIO

La nueva visión 3D estereoscópica llega antes al salón que a los cines

Varios videojuegos ya están adaptados a las tres dimensiones - Los aparatos de televisión deberán llevar tecnología 120 Hz - Hollywood aún se tiene que poner de acuerdo sobre el formato que adoptará

En la década de 1950 las salas de cine se vaciaban. Se había popularizado la televisión en Estados Unidos. El número de espectadores cayó de 90 a 40 millones. Ante tal desbarajuste, la industria cinematográfica se inventó el cinerama, una proyección simultánea en tres pantallas que daba como resultado una imagen gigantesca y envolvente. La conquista del Oeste, con John Ford y George Marshall, fue la culminación de ese fenómeno que consiguió que la gente volviera al cine.

En España los espectadores han bajado de 144 millones en 2004 a 102 en 2007, y en el resto del mundo sucede algo parecido.

Hollywood y los grandes estudios quieren reaccionar, y para ello la apuesta es la visión estereoscópica 3D.

Esta tecnología es muy distinta al sistema anaglífico, aquel de gafas de cartón con un papel de celofán azul y rojo. Mientras que con ese sistema no se conseguía ni gran profundidad ni colores vivos, el nuevo ofrece una calidad extraordinaria.

Las imágenes están rodadas con dos cámaras paralelas, o generadas por ordenador en el caso de las de animación, separadas 64 milímetros entre sí, que es la distancia media existente entre los ojos humanos. En el momento de su proyección se pasa una imagen para cada ojo de forma correlativa. Un emisor de infrarrojos se ocupa de enviar una señal a las gafas que les indica cuál de los dos lados debe oscurecerse mediante el cristal líquido para impedir la visión con ese ojo, al tiempo que permite que el ojo correcto vea la imagen correspondiente.

Disney Studios ha producido Bolt, la película del perrito que imagina ser un súperhéroe, que tiene dos versiones, la normal y la 3D.

Jeffrey Katzenberg, jefe de Dreamworks, está convencido de que "el gran cambio de la industria del cine son las 3D y dentro de cinco o siete años todas las películas serán en 3D". Ya hay 18 cintas anunciadas con esta tecnología, entre ellas Avatar, de James Cameron, y Alicia en el país de las maravillas, de Tim Burton.

El principal obstáculo es que los estudios se pongan de acuerdo en el formato 3D. En la feria Consumer Electronics Show, en Las Vegas, se pudieron ver varias demostraciones de sistemas de cine en casa preparados para la nueva visión estereoscópica con gafas polarizadas activas. El tamaño considerablemente grande de los televisores planos y la excelente calidad conseguida competirían directamente con la sala de cine.

El requisito básico para que una pantalla de televisión consiga emitir películas 3D con calidad es que posea la tecnología 120 Hz. Traducido significa que la imagen se refresca 120 veces por segundo, con lo que es posible emitir de forma intercalada 60 imágenes para el ojo izquierdo y 60 para el ojo derecho, cantidad suficiente para que no se aprecien parpadeos y sea transparente para la percepción visual humana.

El procesador de Texas

Texas Instruments comercializa el procesador de imagen DLP, ideado para mejorar la experiencia 3D estereoscópica en pantallas LCD de 120 Hz. Recibe la señal de vídeo y ajusta perfectamente el tiempo para que cada cuadro de imagen encaje con la velocidad de refresco del televisor y para sincronizarlo al mismo tiempo con el emisor de infrarrojos que controla las gafas polarizadas. Mitsubishi y Samsung ofrecen televisores con esta tecnología, aunque la pantalla de 42 pulgadas no baja de los 1.500 euros.

La industria del videojuego, va un paso por delante. El fabricante de tarjetas de aceleración gráfica Nvidia ha puesto a la venta 3D Vision, un sistema completo para juegos y películas en formato 3D. Cuesta 199 dólares y requiere tener, además de un televisor o monitor con frecuencia de refresco de 120 Hz, un ordenador mínimo recomendado con procesador Dual Core o Athlon X2, con 2GB de RAM y 100 MB libres de disco, y una tarjeta gráfica 3D Nvidia Geforce de las series 9800, 8800 o GTX.

En la caja, no mayor que la de un teléfono móvil, hay un emisor de infrarrojos, dos gafas polarizadas inalámbricas con conexión USB, varios cables, incluido uno para pantallas con DLP, y el software para que funcione con una gran variedad de juegos. Ya hay más de 300 títulos adaptados.

La instalación es relativamente sencilla y los resultados son espectaculares desde el primer momento. Las imágenes de los videojuegos se generan en tiempo real y lo que debe hacer el ordenador es generar una imagen para cada ojo con la mencionada separación de 64 milímetros, a un ritmo de 120 imágenes por segundo. De ahí que el ordenador necesario para conseguir estos resultados deba ser de gama muy alta.

El presidente de Sony, Howard Stringer, se mostró entusiasmado con la tecnología 3D, aunque no concretó si pondrán a la venta productos domésticos que la apliquen. En su enorme exposición no había rastro de cine en casa 3D ni de tecnología Blu-ray Disc con este sistema, pero sí tres juegos 3D para Play Station.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2009