Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Textos y documentos | Carreras & capital humano

Claves para entender la crisis

Expertos analizan presente y futuro del sistema financiero

Barry Eichengreen, conocido especialista, señalaba con sorna que la única economía capaz de eludir las crisis financieras era aquella que carecía de mercados financieros. Su ironía desvela una opinión compartida: los mercados financieros son por naturaleza inestables. El proceso de expansión financiera reciente no ha hecho sino acentuar esa inestabilidad al amplificar el contraste entre el elevado grado de interdependencia, sofisticación y complejidad de los mercados y la limitada capacidad de respuesta regulatoria a escala internacional. La secuencia de crisis y contagios que jalonaron las últimas décadas ilustra bien esta simetría.

No obstante, las crisis también propiciaron experiencias desde las que erigir las respuestas reformadoras posteriores. La tarea no es sencilla, ya que se trata de encontrar un marco que atenúe la incertidumbre sin ahogar el proceso de expansión e innovación financiera. En esa búsqueda, las crisis precedentes han actuado como un doloroso aprendizaje. Nos enfrentamos ahora a la crisis de mayor alcance e impacto de las vividas en las últimas siete décadas: bueno es que se dediquen esfuerzos a analizar sus causas y a extraer enseñanzas de futuro. Tal es lo que se propone la publicación que ahora se presenta.

LA CRISIS FINANCIERA: SU IMPACTO Y LA RESPUESTA DE LAS AUTORIDADES

Analistas Financieros Internacionales

ISBN-978-84-89378-59-9

Promovido por Analistas Financieros Internacionales (AFI), una institución de referencia en el estudio de las finanzas, el libro convoca a cinco expertos procedentes de otras tantas instituciones clave en nuestro sistema financiero. La obra comienza con una clarificadora introducción de Emilio Ontiveros en la que de forma comprimida se presentan los rasgos singulares de la presente crisis: su distinto origen, morfología, alcance y resistencia frente a terapias extremas forman parte de esos rasgos.

Las causas de la crisis y sus vías de propagación son estudiadas de forma más detenida por Santiago Fernández de Lis (AFI), que explora las consecuencias del nuevo modelo de "originar y distribuir" que está en la base de los problemas financieros actuales. Su capítulo integra una sugerente relación de los futuros desafíos a los que se enfrenta la gestión de la liquidez y las tareas de prestamista de última instancia de los bancos centrales.

En el segundo capítulo, Javier Alonso Ruiz de Ojeda (Banco de España) somete a comparación el comportamiento de la Reserva Federal norteamericana y del Banco Central Europeo a lo largo de la crisis. De su análisis se extraen algunas lecciones valiosas, subrayando la nueva atención que los reguladores deben prestar a los requerimientos de liquidez de las entidades.

Fernando Restoy (Comisión Nacional del Mercado de Valores), en el capítulo tercero, fija su mirada sobre cuatro aspectos especialmente afectados por la tormenta financiera: las prácticas de transparencia informativa de las entidades, el papel de las agencias de rating, los criterios de provisión de liquidez y los sistemas de supervisión de los mercados. Por último, en el cuarto capítulo José Manuel González Páramo (Banco Central Europeo) discute el papel del proceso de titulización sobre la eficiencia del mercado y la exposición al riesgo de las entidades, los problemas de liquidez no resueltos y las respuestas ofrecidas por las autoridades monetarias. Su balance apunta a la necesidad de que los bancos centrales sopesen el necesario respaldo al sistema financiero ante perturbaciones serias de liquidez con una más detenida consideración de los problemas de riesgo moral que encierran sus actuaciones.

El libro incorpora, además, en forma de anexos dos importantes documentos: el informe del Foro de Estabilidad Financiera ante los ministros de Economía y gobernadores de los bancos centrales del G-7, de abril de 2008, y la Declaración de la Cumbre del G-20, de noviembre de 2008. A todas luces, una oportuna y valiosa publicación, clave no sólo para entender la crisis, sino también para imaginar el sistema financiero del futuro.

José Antonio Alonso es director del Instituto Complutense de Estudios Internacionales (ICEI).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de febrero de 2009