Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Boluda no aparece en la foto

El presidente del Madrid prefiere no entrar en el segundo retrato oficial de la temporada

La carrera de Pedja Mijatovic en el mundo de la gestión deportiva está a punto de entrar en lo que parece una vía muerta. Su audacia, sin embargo, conserva la frescura de sus años de futbolista. Tras afirmar el domingo pasado que tiene contrato "hasta 2010" en el puesto de director de fútbol del Madrid, se presentó ayer en la sesión de la foto oficial para figurar junto a Raúl y Di Stéfano entre los exponentes más representativos de la estabilidad institucional. No hizo lo mismo el presidente, Vicente Boluda, que prefirió no aparecer. Boluda, que se sabe provisional, optó por no acudir al trámite de la foto oficial. Este ritual de poder se hace de año en año. Pero la situación institucional del Madrid ha llegado al límite. Por culpa, entre otras cosas, de la incompetencia de Mijatovic para diseñar una plantilla fiable, el club se ha sumergido en una crisis que ha obligado a repetir la foto oficial.

Mijatovic, junto a Di Stéfano y Raúl, se situó como uno de los pilares institucionales

La foto de septiembre tenía un presidente -Calderón-, otro entrenador -Schuster- y menos jugadores -faltaban Parejo, Lass y Huntelaar, que pusieron el rostro ayer-. La foto de septiembre, más en la línea tradicional, incorporó a los fisioterapeutas y a todo el cuerpo técnico. Para la nueva foto sólo posaron los jugadores, el entrenador Juande Ramos, Di Stéfano y Mijatovic. En el club hay empleados que piensan que los masajistas y los utilleros quitan relumbrón a un asunto al que se pretende dotar de gran solemnidad. Mijatovic es de esta idea.

El acontecimiento sirvió para que De la Red, de baja desde hace meses tras sufrir un desvanecimiento, se mostrase en público de nuevo. Lo mismo ocurrió con Van Nistelrooy y Diarra, que permanecen lesionados.

El presidente de honor, Alfredo Di Stéfano, se tomó las cosas con más sentido del humor que nadie. Di Stéfano disfruta entre los jugadores porque sigue sintiéndose futbolista. Sus chascarrillos hacen reír a los muchachos. Ayer mucho más. "Alfredo tiene puntos muy buenos", dijo Casillas. "No se puede repetir lo que nos comentó", avisó Salgado. Debió tratarse de alguna broma sobre el extraño suceso de la segunda foto oficial de la temporada, hecha sin presidente pero con un director deportivo sin más poder que el de elegir quién sale en el retrato y quién se queda fuera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 2009