Reportaje:Empresas & sectores

Empresas españolas, en caída libre

Ni una sola compañía admite haber mejorado su situación en el último semestre y casi el 100% son pesimistas respecto a su evolución en 2009, según el Barómetro de Empresas de EL PAÍS que elabora Deloitte

Menguan las ventas y los beneficios con intensidad y rapidez; se disparan los recortes de plantilla y el pesimismo. La práctica totalidad de los empresarios españoles, según revela la última edición del Barometro de Empresas que elabora Deloitte para EL PAÍS, opina que la situación económica se ha deteriorado gravemente en los últimos seis meses y que aún va a ir a peor como poco hasta la segunda mitad de 2009. Ni uno sólo de los 224 directivos y gestores integrantes del panel, cuyas compañías suman en conjunto más de un billón de euros de facturación y alrededor de 900.000 empleos, admite que su empresa o su sector concreto de actividad haya mejorado en los últimos meses. Es la visión más negra de la coyuntura económica y empresarial española recogida por el Barómetro de Empresas desde el inició de su publicación en marzo de 1997.

Seis meses de caída en producción, ventas, inversión y beneficio empresarial
Las compañías creen que la demanda de sus productos no crecerá antes de 2010

Los resultados, que corresponden en esta edición al segundo semestre del pasado ejercicio y que contabilizan respuestas recogidas hasta mediados del presente mes de enero, retratan una crisis sin precedentes y con incierto horizonte de solución.

La actuación del Gobierno de Rodríguez Zapatero en este escenario, sin embargo, mejora, aunque muy ligeramente, a ojos de los empresarios en relación con la que le concedieron hace seis meses. Se duplica el número de quienes consideran buena su actuación, pero en cifras totales son apenas dos de cada diez empresarios consultados los que así opinan, y se reduce ligeramente, del 50,9% al 49,2% del total entrevistado, el colectivo de quienes la consideran mala o muy mala.

Esta evolución de las opiniones respecto al Ejecutivo puede deberse a que los empresarios tienen muy claro que la crisis que viven tiene un doble origen: internacional y doméstico. Casi seis de cada diez gestores, por otra parte, opinan que los planes de estímulo económico de los gobiernos, incluidos los de España, servirán para amortiguar la crisis.

Preguntados si se han endurecido las condiciones de financiación de sus compañías, ocho de cada diez encuestados responde afirmativamente y destacan en concreto el elevado coste que alcanza la nueva financiación y también las dificultades para acceder a nuevas líneas de crédito.

Durante el segundo semestre de 2008, la producción y facturación ha aumentado sólo en el 32,1% de las empresas encuestadas para el barómetro, cuando lo previsto hace seis meses era que aumentase en un 47% de las mismas. Casi la mitad de las compañías, el doble de lo que se preveía a final de junio, ha recortado su producción y sus ventas. Las razones de este deterioro, según los empresarios, son la disminución del mercado doméstico y el empeoramiento de la coyuntura nacional e internacional.

Los empresarios creen, además, que las ventas les van a ir aún peor este año. Sólo una compañía de cada cinco encuestadas espera registrar incrementos de facturación en el primer semestre y una de cada dos afirma lo contrario, que va a vender menos.

La rentabilidad, que hasta ahora era una de las variables que presentaba una evolución histórica más favorable en el barómetro, muestra uno de los escenarios de mayor pesimismo: de enero a junio casi dos de cada tres empresas consultadas incrementaron el beneficio antes de impuestos y señalaron que esperaban seguir haciéndolo en la segunda parte del año. Seis meses después la realidad ha sido distinta, apenas ha incrementado sus ganancias brutas una de cada tres compañías, un 60% de las empresas panelistas ha visto caer sus beneficios, y las expectativas de unas y otras para 2009 no son muy halagüeñas.

La crisis se ha cebado hasta ahora más con las pequeñas que con las grandes. Empresas con facturaciones de entre 30 y 150 millones de euros son las que han sufrido en mayor medida la caída de sus beneficios y las que observan con mayor pesimismo su inmediato futuro. Por sectores de actividad, quienes lo ven más negro son las compañías mayoristas, de servicios, agrícolas y mineras. Siete de cada diez empresas integradas en las citadas ramas de actividad declaran que esperan recortes adicionales de sus beneficios al menos hasta julio.

Con tal panorama no es extraño que el empleo siga estando a la cabeza de las variables económicas y empresariales más negativa. Los resultados del segundo semestre de 2008 son peores que los registrados en la anterior edición y que las previsiones realizadas hace seis meses. Por un lado, se incrementan sustancialmente (del 20,9% al 36,4% del total encuestado) las empresas que reconocen haber recortado la plantilla, y por otro, disminuyen las empresas que han aumentado empleo en cinco puntos porcentuales hasta el 31,5% de la muestra.

Para el primer semestre de 2009, las previsiones resultan ser aún más pesimistas, ya que casi la mitad de las empresas (44,2%) tiene previsto reducir sus plantillas mientras que prácticamente sólo una de cada diez compañías (un 12,7% exactamente) espera aumentar sus empleados.

Las reducciones de personal han afectado más a los trabajadores con contratos temporales. Lo que indirectamente ha incrementado el peso porcentual de los contratos fijos en las empresas.

La inversión, dentro de lo malo, no ha tenido una caída tan aguda como otras variables en la actividad de las empresas. Probablemente porque los planes de inversión suelen ser plurianuales y en muchos casos no pueden interrumpirse y dejar a medias la construcción de una planta o la adquisición de determinadas máquinas o bienes, por poner unos ejemplos. La inversión, en cualquier caso, no ha llegado a incrementarse en el 65,5% de las empresas panelistas que esperaban hacerlo al final del primer semestre de 2008, sólo un 53,7% ha cumplido sus planes. Y casi cuatro de cada diez compañías ha reducido sus inversiones respecto a la primera mitad del año.

Respecto a 2009, la mitad de las empresas asegura que va a reducir sus inversiones al menos en la primera parte del año y apenas un tercio declara que va a incrementarlas.

En un entorno en el que el euro ha cedido posiciones frente al dólar alejándose de los máximos históricos, si bien se mantiene firme, la opinión de las empresas sobre la evolución del tipo de cambio del euro frente al dólar ha cambiado radicalmente. Así, un 42,1% de las compañías espera que el euro siga depreciándose, mientras en la edición anterior del barómetro mantenían tal opinión sólo el 17,4%. Y un 35,7% de los gestores, 20 puntos menos que hace seis meses, espera un mantenimiento en los niveles actuales de cambio del euro.

En cuanto a la evolución del precio del crudo en los próximos meses, la mayor parte de los panelistas esperan que se sitúe por debajo de los 60 dólares el barril de Brent.

El deterioro de resultados y expectativas es generalizado en la empresa española. Las previsiones hasta el próximo mes de julio se mantienen muy pesimistas, con las empresas de Agricultura, Ganadería, Minería y Pesca, Mayoristas, Detallistas y Servicios a la cabeza.

Los panelistas estiman que será en el primer semestre de 2010 cuando se producirá una reactivación del crecimiento de la demanda de sus productos y servicios. Hasta entonces las estrategias implementadas por los encuestados para hacer frente al periodo de crisis se basan en la reducción de costes discrecionales, así como estrategias de reducción de personal y aplazamiento de contrataciones futuras.

Las otras inquietudes empresariales

Los empresarios, en sus respuestas al barómetro, expresan también su posición y puntos de vista respecto a otros temas:

- Valoración de activos. La mayoría cree que hoy la empresa española y los activos inmobiliarios, 46,5% y 84,3% de las respuestas respectivamente, están sobrevalorados. Más de la mitad del panel opina que el precio de la deuda pública española está hoy a un valor razonable, al igual que el precio de sus propias acciones, y que el Ibex subirá ligeramente en 2009.

- Emisiones. Nueve de cada diez empresarios opina que no es buen momento para emitir acciones o deuda. Pero cuatro de cada diez admiten que es probable o muy probable que su empresa tenga que emitir deuda o solicitar nuevas líneas de financiación en próximos meses.

- Apalancamiento. En términos generales, un 70% de los consultados cree que las empresas españolas están excesivamente apalancadas.

- Riesgo financiero. El 64% del empresariado señala que ha aumentado algo o mucho en los últimos meses. Nueve de cada diez afirman que es un mal momento para asumir riesgos en el balance de sus compañías.

- Reactivación de la demanda en las empresas. Un 39% de los directivos la sitúa en el segundo semestre de 2009, un 39% en la primera mitad de 2010 y un 22,5% en el último semestre de 2010.

Ficha técnica

Han participado en esta edición del Barómetro 224 compañías, que reúnen una facturación superior al billón de euros y 900.000 empleados. El equipo de Deloitte lo ha dirigido F. Losada y lo han coordinado E. Rey y P. García Escamilla. El grupo de Asesoramiento Financiero Permanente de Deloitte ha hecho el desarrollo técnico. El asesoramiento en la sección sexta, "Dirección Financiera, Actitudes y Reacciones de las Empresas Españolas a la Actual Coyuntura", lo han aportado J. Navarro, A. González de Aguilar y S. Mora.

El Barómetro es un estudio transversal, de ámbito nacional, con cuestionario en dos oleadas al año (el actual corresponde al segundo semestre de 2008). Universo: empresas con sede en España y determinado por las 2.400 con mayor facturación dentro de cada sector.

Los integrantes del panel

3M España; Abacus; Abengoa; Abertis Infraestructuras; AC Hotels; Acieroid; Aegon Seguros; AF Steelcase; Agrupación Coop. Valle del Jerte; Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania; Air Liquide España; Akzo Nobel Coatings; Alcatel-Lucent; Alfa Laval Iberia; Alier; Alma Technologies; An S. Coop; Andrés Pintaluba; Arag Compañía Internacional de Seguros y Reaseguros; Arc Distribución Ibérica; Areas; Arteixo Telecom; Asea Brown Boveri; Asepeyo; Asprodibe; Autocares Julia; Audasa; Avis Alquile un Coche; Babcock Power España; Bancaja; Banco Cooperativo Español; Banco Guipuzcoano; Banco Pastor; Banco Sabadell; Barnatrans; Basf Coatings; Bayer Hispania; BBVA; Bimbo; Bingo Plaza; BMCE Bank International; BNP Paribas; Bon Preu; Bosal España; Bunge Iberica; CACESA Compañía Auxiliar al Cargo Express; Caixa Catalunya; Caixa Galicia; Caixa Girona; Caixa Girona; Caixa Rural Altea; Caixa Rural Balears; Caja Castilla La Mancha; Caja de Ahorros de La Rioja; Caja de Ahorros de Santander y Cantabria; Caja de Ahorros del Mediterráneo; Caja España; Caja Extremadura; Caja General de Ahorros de Canarias; Caja Guadalajara; Caja Inmaculada; Caja Laboral Popular; Caja Madrid; Caja Navarra; Caja Rural de Asturias; Caja Rural de Burgos; Caja Rural de Granada; Caja Rural de Soria; Caja Rural de Teruel; Caja Rural de Zamora Cooperativa de Crédito; Caja Rural del Mediterráneo, Ruralcaja; Cajamurcia; Cajasiete, Caja Rural; Cajasol; Cajastur; Cargill España; Cargill Ibérica; Central Lechera Asturiana; Centro de Cálculo de Sabadell; CLH; Coma; Comercial Agrícola Riojana; Compañía de Seguros Adeslas; Confederación Española de Cajas de Ahorros; Conway, the Convencience Company; Coop. del Camp D'ivars D'urgell I Secció de Crédit; Copcisa; Copreci; Corporación Alimentaria Peñasanta; Correos; Cortizo; Crédito y Caución; Criber; Dedalo Grupo Gráfico; DHL Global Forwarding; Dispaña; Distribuciones Froiz; Distrimedios; E.N. Mercados Centrales de Abastecimiento (Mercasa); Elay; Emasesa; Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo; Emte; Epcos Electronic Components; Eurocopter España; Europe Arab Bank PLC Sucursal en España; Ferrero Ibérica; Fiatc; Fitman; Frigicoll; Fujitsu Services; Gas Natural; General Cable; Gestamp Servicio; Giraud Ibérica; Grup Lasem; Grupo ACS; Grupo Agro Sevilla; Grupo Banco Popular Español; Grupo Cosentino; Grupo Dibaq; Grupo Gallego Vilar; Grupo Prisa; Grupo Santillana España; Güetermann; Hansa Urbana; HC Energía; Hijos de Luís Rodríguez; Himoinsa; Hortofruticola Costa de Almería; Hullera Vasco-Leonesa; Ibercaja; Iberia, Líneas Aéreas de España; Ibermutuamur; Igualatorio Medico Quirúrgico; Impresia Ibérica; Indra; Jorge; Julian Rus Caibano; Juliano Bonny Gomes; Kutxa Caja Gipuzkoa San Sebastián; Línea Directa Aseguradora; Logista; Maier, S.Coop.; Mapfre; Martín Casillas; Maxam; MC Mutual; Mercash Sar; Metro de Madrid; Michelín España y Portugal; Mondragón; Monte de Piedad y Caja General de Ahorros de Badajoz; Musgrave España; Mutua Universal - Mugenat; Nintendo Ibérica; Novartis (España); Obrascon Huarte Lain (OHL); Ontex Peninsular; Oracle Ibérica; Pañalon; Pérez Rumbao; Pelayo Mutua de Seguros; Pielcolor; Pierre Fabre Ibérica; Random House Mondadori; RBA Holding Editoral; Recreativos Franco; Red Eléctrica de España; Reyal Urbis; Richemont Iberia; Roig Ceramica (Rocersa); Sanitas; Santalucía; Scalevante; Seguros Groupama; Semat; Sniace; Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas (SICE); Sogecable; Sol Meliá ; Stora Enso Barcelona; Suministros Eléctricos Industriales Anton Teixido; Suzuki Motor Ibérica; Tableros de Fibras; Toys R'us Iberia; Transfesa; Transportes Ochoa; UBE Chemical Europe; UCI; Unilever España; Urende; Vegalsa; Vitalicio Seguros; Volkswagen Navarra; Xerox España

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS