El crédito, sólo para algunos

La banca corta el préstamo al ladrillo, el consumo y 'pymes' de varios sectores

Un responsable de riesgos de una gran entidad española preguntó a sus directivos: "¿Cuánto hay que cobrar a un cliente que pide un crédito y tiene un mal historial de pago?". Unos respondieron que cinco puntos sobre el índice, otros diez y algunos, cifras mayores en función de las letras que hubiera. El jefe, veterano en muchas batallas, les miró a todos y dijo: "Estáis todos equivocados. Al que no va a pagar, lo que hay que hacer es no darle crédito. Un moroso no compensa a ningún precio".

Esta máxima, propia de los banqueros prudentes, se desatendió en muchas entidades, que ahora ven cómo crece la morosidad. Y ahora se han pasado al lado contrario: prestar con cuentagotas. Una decisión que ha levantado una gran polémica en plena crisis: ¿la banca ha cortado el grifo del crédito o ha caído la demanda por la incertidumbre económica?

El dinero prestado caerá al menos un 5% este año, según varios banqueros
Más información

La respuesta es clara para toda la clase política, incluido el Gobierno, los sindicatos y los empresarios, que culpan de la caída del crédito al exceso de celo de la banca. Incluso la Comisión Europea les ha acusado de alargar la crisis por no prestar. La acusación que más ha dolido a las entidades ha sido la del vicepresidente económico Pedro Solbes, que les ha exigido que "arrimen el hombro" y ha esgrimido los 15.000 millones que el Gobierno les ha prestado para facilitar liquidez. Esta semana, el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero se verá la cara con los banqueros, en una reunión que se augura tensa.

En mitad del chaparrón, la banca se defiende. Niega la mayor, pero empieza a admitir algo que no hacía antes. Hay sectores malditos: todo lo que tiene que ver con el ladrillo, tanto para las familias (hipotecas), como para las empresas (promotoras e inmobiliarias) que lo tienen difícil, según ejecutivos de bancos y cajas que piden mantener el anonimato. Otros también reconocen que los préstamos para algunas pymes (cercanas a los sectores de riesgo) y para el consumo se están mirando con lupa porque generan mucha morosidad, "pero no se han cerrado del todo".

Fuentes del Santander y del BBVA coinciden en defender que es un problema de caída de la demanda, no de falta de oferta. "Es difícil pensar que exista restricción de crédito en España porque las entidades tienen solvencia para prestar. 2008 acabará con crecimiento del crédito, aunque existen sectores poco solventes y con malas expectativas que, lógicamente, no tienen crédito", apuntan en el Santander. Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, comentó que si hubiera cerrado el grifo a las pymes el volumen de crédito del banco "habría caído un 30% porque es lo que tenemos comprometido con el circulante de las pymes. Y, sin embargo, ha crecido". Banesto esgrime el mismo argumento.

Según el Banco de España, el crédito a los hogares en noviembre era aún un 5% superior al del mismo mes del año anterior. En empresas, el crecimiento es del 8%. El problema es que en los últimos meses el volumen de crédito nuevo está cayendo en picado, con ratios cercanos al 60%. Además, parte del nuevo crédito está cautivo en acuerdos de refinanciación de grandes compañías, lo que resta muchos recursos para el resto de empresas y familias. "El año que viene los créditos caerán, al menos, un 5%", sentencia un banquero. Otros apuntan descensos mayores.

Desde el Banco de España se recuerda que "el crecimiento del crédito es mayor que el PIB nominal [sin descontar la inflación]. No se puede generalizar y decir que no se está concediendo crédito". "El problema no es nuestro, sino de la economía", insisten fuentes de la Confederación de Cajas (CECA).

Los grandes bancos han intentado contrarrestar la polémica mala prensa con anuncios espectaculares. El Santander dice que ha puesto 4.000 millones para "sus mejores clientes, autónomos, comercios y pymes". "En el segmento de pymes y negocios hay más de 5.000 millones de créditos preconcedidos", sostienen en BBVA.

De izquierda a derecha, Solbes, González (BBVA), Rodríguez Zapatero, Botín (Santander), Fainé (La Caixa) y Blesa (Caja Madrid), en La Moncloa el pasado noviembre.
De izquierda a derecha, Solbes, González (BBVA), Rodríguez Zapatero, Botín (Santander), Fainé (La Caixa) y Blesa (Caja Madrid), en La Moncloa el pasado noviembre.LUIS SEVILLANO.

Sobre la firma

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción