Bruselas augura para España una tasa de paro del 19% en 2010

La previsión empeora los cálculos del Gobierno - La economía sufrirá la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial

España aparece como el país más castigado de la zona euro por la profunda crisis económica mundial, que se está perfilando como la más intensa desde la Segunda Guerra Mundial. Y la situación será especialmente dramática para los trabajadores españoles, que sufrirán una tasa de paro del 19% el próximo año, según las previsiones que presentó ayer el Comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia. Además, la economía española registrará este año una contracción del 2% y seguirá en recesión el año próximo con una tasa del -0,2%, a diferencia de la europea que empezará su recuperación.

Las previsiones de Bruselas suponen un importante varapalo para las expectativas del Gobierno español. Porque hace apenas tres días, el Ejecutivo hizo público el nuevo cuadro macroeconómico y en cuestión de desempleo, sus porcentajes eran mucho más optimistas: tasa del 15,9% en 2009 y del 15,7% en 2010. Y es que, en plena tormenta, números y porcentajes apenas aguantan unas horas. Lo que tarda en espesarse el pesimismo. Esta previsión europea, expresada por un socialista, cayó como un jarro de agua fria en el PSOE y en el Gobierno. "Se han equivocado muchas veces, ahora también puede ocurrir", señaló la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, tras la reunión de la dirección del partido, informa Anabel Díez. No obstante, en esta reunión se constató de nuevo la enorme preocupación por el desbordamiento del desempleo y las nulas expectativas de que otros sectores pueden absorber el paro que produce el sector de la construcción, informan fuentes de la dirección socialista.

La Comisión destaca el papel de los planes de estímulo
Los precios subirán este año en España un 0,6%, menos que en la UE

Más información

En el conjunto de la UE, la actividad económica caerá este año el 1,8%, (1,9% en la zona euro), pero se recuperará ligeramente en 2010 con un débil crecimiento del 0,4%. La Comisión considera que esta crisis es el resultado del impacto en la economía real de la intensidad de la crisis financiera, y el consiguiente descenso de la actividad ecoEstas previsiones suponen una profunda revisión de las presentadas por la Comisión Europea el pasado noviembre, en las que aún se pronosticaba un crecimiento pequeño, del 0,1% para este año. No obstante, Bruselas ya advirtió entonces de que las previsiones encerraban un elevado riesgo de empeoramiento. Ayer se advirtió también de que "encerraban un nivel de incertidumbre excepcional", aunque en este caso, los riesgos son equilibrados. Es decir, "el crecimiento podría ser inferior debido al impacto de la crisis financiera, particularmente en el sector inmobiliario". Pero también se podría crecer más si "los paquetes de medidas fiscales favorecen la confianza entre los inversores y los consumidores más rápidamente de lo previsto".

Lo cierto es que la situación sería mucho peor de no ser por los planes de estímulo económico anunciados por varios Estados y que según la Comisión serán del 1% y del 0,5%, del producto interior bruto (PIB), en 2009 y 2010, respectivamente. Aunque estos paquetes de estímulo fiscal son inferiores a los 200.000 millones pedidos por la Comisión - equivalentes al 1,5% del PIB- su impacto permitirá reducir la caída de la actividad en el 0,75% en 2009 y entre 0,3% y 0,5% en 2010.

Almunia sostiene que "las medidas de estabilización del mercado financiero, la flexibilización de las políticas monetarias y los planes de recuperación económica permitirán que el deterioro de la economía toque fondo este año y se creen las condiciones para una recuperación gradual a partir del segundo semestre". En este sentido, precisó que "la primera prioridad es que estas medidas funcionen eficazmente; se trata de mejorar los flujos de crédito a precios razonables y aplicar los paquetes de incentivos fiscales para estimular la inversión y el consumo privados".

Precisamente, la fuerte caída de la inversión prevista del 9,2% para este año -en el caso de España será del 12,7%- es uno de los reflejos más visibles de la paralización económica. El comportamiento negativo de la inversión es el responsable directo del recorte de 3,5 millones de empleos en la UE este año. El paro aumentará hasta el 8,75% y el 9,5% de la población activa de la Unión, en 2009 y 2010, respectivamente.

El peor panorama de España, que seguirá en recesión el año próximo, es debido según el comisario a que "la recuperación se produce con una lentitud algo mayor debido a que el ajuste en el sector de la vivienda es más difícil y toma más tiempo que en otros sectores". Almunia recordó la importancia que ha registrado el sector inmobiliario en el crecimiento español durante los últimos años y quitó relevancia a las diferencias con las previsiones realizadas por el Gobierno español. En este sentido, explicó que "ambas previsiones apuntan en la misma dirección" y que las diferencias se deben a cuestiones técnicas, pues Bruselas ha tenido en cuenta la información de todos los Estados.

El saldo de las operaciones por cuenta corriente será por primera vez negativo tanto en la UE como en la zona euro con una tasa del 0,6%. España, sin embargo, corrige su desequilibrio exterior que superó el 10% en 2007, para situarse en el 7,7% este año y el 6,6% el próximo.

El único aspecto positivo de este panorama tan sombrío y duro es la disminución de la inflación que se situará este año en el 1% en la UE. En España, por primera vez, los precios crecerán este año menos que en ningún otro país de la Unión (el 0,6%), aunque en 2010 la inflación llegará al 2,4%, de nuevo por encima de la media europea que será del 1,8%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de enero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50