Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae el jefe de Os Lulús, el clan del narcotráfico en la Costa da Morte

García Gesto participó personalmente en el desembarco de 4.000 kilos de cocaína

Con la vestimenta completamente mojada y a un kilómetro de Cala Armela, en Loureiro-Muxía (A Coruña), donde los tripulantes de la lancha incendiada posteriormente en Aguiño (Ribeira) acababan de descargar casi cuatro toneladas de cocaína, era detenido el histórico narcotraficante, Andrés García Gesto, el actual dirigente del conocido clan de Os Lulús y máximo responsable de la distribución en tierra de este cargamento. Unidades del GRECO-Galicia (Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado) llevaban meses esperando este alijo y habían montado un seguimiento para interceptarlo. Eran las ocho de la mañana cuando los tripulantes de la planeadora semirrígida de 15 metros de eslora y provista de 6 potentes motores habían logrado desembarcar la droga.

MÁS INFORMACIÓN

La descarga fue organizada por García Gesto, que colaboró en las tareas del trasvase de los fardos de la lancha a tierra. Pero no le dio tiempo a huir. Mientras la planeadora se dirigía a Aguiño (Ribeira), donde fue abandonada por sus tripulantes después de incendiarla, la policía le ponía las esposas al jefe de Os Lulús. Aunque con altibajos en el negocio del narcotráfico, esta organización ha logrado mantenerse activa desde hace más de 12 años en la Costa da Morte introduciendo droga en Galicia. García Gesto, un camarero venido a más, tiene antecedentes por tráfico de hachís y cocaína.

El cargamento fue transportado hasta la costa por un pesquero, que a su vez recogió la droga de un barco nodriza que zarpó de Venezuela a mediados de diciembre. Compuesto por 122 fardos que estaban identificados con una X, la venta de este alijo hubiera generado unos ingresos estimados en más de 110 millones de euros. Agentes del GRECO tratan ahora de capturar a al menos seis personas que participaron en el desembarco. La droga iba a ser almacenada en Muxía para su posterior distribución en Galicia y Madrid. En el dispositivo policial también participaron dotaciones marítimas y aéreas del Servicio de Vigilancia Aduanera que intervinieron cuando, hacia las 5 de la madrugada del domingo, fue avistada la planeadora por un helicóptero de la policía nacional. Se inició entonces la persecución de la lancha con el cargamento a bordo que trataba de llegar a tierra para desembarcarla. Finalmente, sus tripulantes lograron su objetivo, creyendo que habían burlado el cerco policial, pero la policía ya les esperaba en la Cala Armela para interceptar el alijo.

Es la segunda ocasión que la policía detiene a Andrés García, de 38 años, que junto a sus dos hermanos mayores, con un amplio historial en el tráfico de estupefacientes, formaron la banda de narcotraficantes más operativa de la zona norte de las rías gallegas, donde iniciaron en el negocio de las drogas en la década de los noventa. El pequeño de Os Lulús ya había financiado otra operación, organizando la infraestructura necesaria para que la goleta Chad Band descargase en Muxía 3.000 kilos de hachís en diciembre de 2001 y también tiene antecedentes por tráfico de cocaína. Esta banda, que competía con otras redes de la ría de Arousa, se especializó en organizar y ocultar desembarcos que luego distribuían otras organizaciones en Centroeuropa. Tras la detención de sus hermanos mayores, Andrés García tomó las riendas del negocio hace tres años.

A pesar de los duros golpes que han asestado a los narcos en los dos últimos años tanto la policía como aduanas, la droga sigue entrando sistemáticamente, sobre todo en Arousa, donde en los últimos meses se han registrado importantes desembarcos, algunos frustrados en pleno transporte. Sólo en 2008 la policía apresó en operaciones desarrolladas en la ría de Arousa, en las que participó también la Agencia Tributaria, más de siete toneladas de cocaína. Hacienda logró retirar del mercado el pasado año en operativos de ámbito nacional 22.000 kilogramos de estupefacientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de enero de 2009