Los parques naturales dejarán pequeñas edificaciones sin licencia ambiental

Medio Ambiente reducirá a la mitad el papeleo en los espacios protegidos

La Consejería de Medio Ambiente quiere acortar los trámites para determinadas intervenciones privadas en los parques naturales. Los propietarios de las fincas ubicadas en los espacios protegidos podrán llevar a cabo algunas actuaciones sin que se les tenga que conceder una compleja autorización medioambiental como hasta ahora. "Sólo se deberá comunicar la actuación", señala el viceconsejero de Medio Ambiente, Juan Jesús Jiménez. Dentro de esta nueva figura se incluirán las construcciones de cabañas de aperos de labranza de hasta 40 metros cuadrados en fincas de más de dos hectáreas de superficie, que se podrán levantar sin que Medio Ambiente realice un informe vinculante como en este momento.

Se podrán levantar sin autorización ambiental obras de hasta 40 metros

El departamento que dirige Cinta Castillo está preparando el borrador del decreto que modificará los trámites medioambientales que se deben seguir en los espacios protegidos. Según el viceconsejero, el texto estará aprobado en el primer semestre de 2009. Todas las intervenciones que se quieran llevar a cabo en los parques ahora requieren un informe de la Consejería de Medio Ambiente, además de la necesaria licencia municipal.

El nuevo decreto incluirá dos nuevas figuras para aligerar la burocracia en estas zonas. Determinadas actuaciones -como la construcción de casas de aperos, la instalación de cercados, el arreglo de caminos o las obras de conservación de infraestructuras- sólo tendrán que ser comunicadas a Medio Ambiente. "Los 1.200 agentes se encargarán luego de inspeccionar las obras", señala Jiménez. Lo que se creará serán unos "reglamentos genéricos" a los que los propietarios se tendrán que ajustar a la hora de llevar a cabo esas actuaciones, con lo que se elimina el visto bueno de Medio Ambiente.

La segunda figura que se incluirá en el nuevo decreto será la respuesta en 72 horas, por la que la Consejería de Medio Ambiente se compromete a tener lista una resolución favorable o negativa en el plazo de tres días. Se trataría de actuaciones relacionadas con los usos públicos como los cinegéticos, la utilización de senderos o la práctica de determinados deportes de naturaleza. El resto de grandes intervenciones -como la construcción de una nueva vivienda- tendrán que seguir como hasta ahora los trámites fijados. "Estas medidas no supondrán una rebaja del nivel de protección", sostiene Jiménez.

La Junta también pretende simplificar los trámites para aquellas actividades que se puedan ver afectadas por varias normativas, como las relacionadas con los aprovechamientos forestales. Se eliminarán las duplicidades y se reducirán a la mitad los trámites y procedimientos en los espacios protegidos, que se quedarán en medio centenar para las actividades más comunes, según la consejería.

Lo que busca Medio Ambiente es "quitar las trabas" y que los habitantes de los parques naturales "se sientan cómplices" y "no sea un suplicio su relación con la Administración". Algunos alcaldes del parque natural de los Alcornocales se quejaron hace unos meses por las trabas que la burocracia ponía al desarrollo económico de esta zona. La Junta de Andalucía se comprometió entonces a modificar y aunar las normas que se aplican en los espacios protegidos para ganar agilidad.

Esta modificación de los trámites en los parques naturales se inscribe dentro de la estrategia de agilización general de todos los procesos ambientales que está llevando a cabo la Junta. Cinta Castillo pretende reducir un 85% los trámites de su consejería. Actualmente existen 789 procedimientos medioambientales distintos. Cuando se remate este proceso se quedarán en sólo unos 130, según informa Jiménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de enero de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50