Análisis:EL CORNER INGLÉS | Internacional
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Don Rafa declara la guerra a sir Alex

- "Entiendo por qué muchos entrenadores se van de Anfield tragándose su propio vómito, sabiendo que los árbitros les han estafado".

Alex Ferguson, entrenador del Manchester United, en 1988.

Hay un libro escrito por un famoso empresario estadounidense titulado Sólo los paranoicos sobreviven. A Sir Alex Ferguson la paranoia le ha servido no sólo para sobrevivir durante los 22 años que lleva al mando del Manchester United (cuando se estrenó, Leo Messi no había nacido), sino para triunfar. El mundo siempre está en contra de él. Si no son los árbitros, es la federación de fútbol inglesa, o los tramposos jugadores latinos, o el Generalísimo Franco y Ramón Calderón.

Ha creado en sus jugadores una sensación de permanente asedio cuyo fruto se ve en la agresiva solidaridad que despliegan en el campo. En el caso de los árbitros, hay motivos para pensar que los ha amedrentado, que les ha hecho dudar lo suficiente como para lograr que aquellas pequeñas decisiones que muchas veces definen una temporada vayan más a su favor que en su contra.

Más información

Los demás entrenadores de la Premier League se han tenido que tragar, como diría el mismo Ferguson, mucho vómito a lo largo de los años. Rafa Benitez decidió el viernes que había llegado la hora de dejar de tragar. En un contraataque sin precedentes, el entrenador español del Liverpool le escupió al escocés cinco años de indignación acumulada. No como lo hace Ferguson. No perdió los estribos, ni se le puso la cara de color escarlata. Al mejor estilo Rafa, lo hizo con pausa, elegancia y control.

Sacó una lista del bolsillo durante una entrevista con Sky Television y señaló punto por punto, como un abogado ante un tribunal, los hechos que demostraban la falsedad de las acusaciones lanzadas por Ferguson a lo largo de una temporada en la que las cosas no le han acabado de salir del todo bien. Benitez concentró su ataque en dos áreas: una, el victimismo de Ferguson acerca de la supuesta ayuda que la federación le proporciona a los rivales del Manchester a la hora de decidir quién juega contra quién en qué jornada; dos, la insistencia de Ferguson en que los árbitros favorecen a sus rivales.

Benitez insistió en cuatro ocasiones durante la entrevista que no se estaba rebajando a los mind games, los jueguitos mentales, que forman parte de la guerra psicológica librada siempre por Ferguson en paralelo a los enfrentamientos deportivos. "Los hechos" demostraban que el calendario liguero, lejos de perjudicar al Manchester, le favorecía. En la recta final de la actual temporada los partidos contra sus rivales más directos para el campeonato los jugará todos en casa.

En cuanto a los árbitros, Benitez señaló tres ejemplos de decisiones -como un famoso penalti contra Rio Ferdinand, central del Manchester, no dado- que han resultado claves en el desenlace de la Liga. Mencionó también la práctica habitual del equipo técnico del Manchester de acosar al árbitro cuando sale del campo en el descanso, presionándole para que en la segunda mitad sea más caritativo con sus jugadores. Hoy se miden, en el partido de la jornada, el Manchester y el Chelsea. Benitez le recomendó con guasa al técnico del Chelsea, Luiz Felipe Scolari, que sus ayudantes en el banquillo le hicieran un marcaje zonal a los de Ferguson cuando concluya el primer tiempo para impedir que se acerquen al árbitro.

La frialdad de los argumentos de Benitez no dejan de delatar que, lejos de lo que él mismo dice, ha tomado la decisión deliberada de combatir a Ferguson en el terreno de los "jueguitos mentales". Si la táctica del español da fruto los árbitros se inclinarán por ahora en adelante a negar el beneficio de la duda al United. Y en cuanto a los jugadores del Liverpool, hoy primeros en la Liga, ese puntito de paranoia no les vendrá nada mal en la larga lucha por el título. El resentimiento, como sabe Ferguson y lo han sabido tantos otros tiranos a lo largo de la historia, es uno de los motores de acción más poderosos que hay.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción