Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo arzobispo ya ha mantenido contactos con prelados valencianos

Carlos Osoro, actual titular de Oviedo, sustituirá a Agustín García-Gasco

Carlos Osoro (1945), cántabro, actual arzobispo de Oviedo, será nombrado hoy nuevo titular de la diócesis de Valencia poniendo fin a casi 17 años de arzobispado de Agustín García-Gascó. Fuentes vaticanas apuntan que la semana pasada se decidió que hoy fuera la fecha prevista para que, de acuerdo con el rito acostumbrado, a las 12.00 horas se diera a conocer simultáneamente la decisión en el Vaticano, la nunciatura y las sedes de Oviedo y Valencia. De hecho, Carlos Osoro pidió la semana pasada una gramática y un diccionario para empezar a aprender la lengua de los valencianos, libros que le fueron enviados por mensajero el pasado lunes. Además, ya ha mantenido contactos con algunos prelados valencianos para obtener información sobre la que será su archidiócesis.

A Osoro se le atribuye carácter autoritario, talante conservador y trato amable

Desde el Palacio Arzobispal de Valencia se ha presionado a la Santa Sede para retrasar el nombramiento, al menos hasta después del VI Encuentro Mundial de las Familias católicas, que se celebrará en México del 13 al 18 de enero, según las mismas fuentes. Pero la Congregación para los Obispos ha estimado que el relevo de silla metropolitana de Valencia ya acumula un excesivo retraso y, en principio, está señalado para hoy, aunque siempre es posible que se dé a conocer en los próximos días.

Agustín García-Gasco presentó su dimisión a los 75 años, el 12 de febrero de 2006, como establece el Código de Derecho Canónico. Sin embargo, desde el pontificado de Juan Pablo II se estableció la costumbre de alargar el mandato a algunos de los obispos más conservadores. Ha sido el caso de García-Gasco, que ha gozado de una prórroga de dos años y once meses. Fuentes vaticanas insinúan que, además de asegurar un voto más para el conservador cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela en las pasadas elecciones a la presidencia de la Conferencia Episcopal, se ha insistido a Roma en que se prolongase el pontificado de García-Gasco con la excusa de consolidar la Universidad Católica y para poder asegurar el futuro a sus colaboradores más íntimos.

La posesión de Valencia consolida el poder de Rouco, bajo cuya tutela se ha desarrollado la ascendente carrera de Osoro. De hecho, tanto los obispos de Castellón como de Alicante son del sector rouquista y, a la vez, las tres diócesis valencianas son ocupadas por prelados de origen, lengua y cultura castellanas. Desde 1922 no ha regido la diócesis de Valencia un obispo valenciano.

Carlos Osoro Sierra nació en 1945 en Castañeda (Cantabria). Ejerció de maestro y de instructor de educación física en el colegio de La Salle de Santander, antes de seguir los estudios eclesiásticos como vocación tardía y de ser ordenado sacerdote a los 28 años. En 1997 fue elevado a la mitra de Ourense y en 2002 fue designado arzobispo de Oviedo.

Forma parte del grupo más conservador del episcopado español, y no ha gozado de la estima de parte del clero ovetense. Se le atribuye un carácter autoritario y absolutista, y poca facilidad para gobernar en equipo y delegar funciones. Fuentes de la curia de Oviedo, destacan su "sentido de la oportunidad, ambición y capacidad de servicio al poder". Se le reconoce gran capacidad de trabajo y amabilidad en el trato. A pesar de su alineación ideológica, no se cree que reedite el intenso maridaje de García-Gasco con el Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de enero de 2009