Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior destituye a un jefe de la Ertzaintza que intentó quitarse una multa

El Departamento vasco de Interior ha decidido destituir de su cargo al número dos de la división de Inspección General (Asuntos Internos) de la Ertzaintza, Antonio Fontaina, por haber incurrido supuestamente en una falsificación para librarse de una multa de tráfico. El mando policial presentó un recurso alegando que no era él quien conducía el vehículo en el momento de la infracción e intentó atribuírsela a un ciudadano de Europa del Este. Un portavoz de Interior explicó que cesará en breve de este puesto de libre designación debido a que sus superiores han "perdido la confianza" en él. Sin embargo, rehusó precisar si el incidente con la multa ha sido la causa del cese.

El jefe policial, según adelantó ayer El Correo, fue multado meses atrás por exceso de velocidad. Uno de los radares del propio departamento detectó cómo su vehículo iba a una velocidad excesiva en un área restringida a 50 kilómetros por hora. Tras notificársele la sanción, Fontaina envió un recurso a la Dirección de Tráfico en el cual aseguraba que él no conducía el vehículo en el momento de la infracción, sino un ciudadano de un país de Europa del Este. Los responsables de Tráfico desestimaron el recurso e iniciaron su propia investigación para esclarecer lo sucedido. A finales de diciembre, a Fontaina se le notificó su inmediato relevo de la cúpula de Asuntos Internos.

"Imagen honesta"

"La transparencia y diligencia en la investigación de las quejas ciudadanas revierten directamente en nuestra imagen de institución seria y honesta", afirmaba el afectado años atrás, en una entrevista en la revista interna Ertzaintza Gaur. Fontaina, que tenía el cargo de intendente, era uno de los mandos elegidos para realizar las presentaciones públicas de las políticas de calidad del cuerpo y uno de los hombres más cercanos a la actual cúpula de la consejería. Su figura ha sido una de las más promocionadas en la Ertzaintza.

Las actuaciones de la división de Inspección General han sido cuestionados en diversas ocasiones por los sindicatos de la Ertzaintza por considerar que respondían a impulsos políticos. El actual consejero, Javier Balza, impulsó una reordenación del servicio en la legislatura 1999-2001, con lo que esta área llegó casi a triplicar sus efectivos.

Su actuación abarca desde la investigación de las quejas ciudadanas presentadas por acciones de los ertzainas consideradas inadecuadas hasta la represión de comportamientos potencialmente delictivos, pasando por el seguimiento de las bajas médicas abusivas de los agentes para realizar actividades privadas. Estas tareas no hacen a los miembros de la división especialmente simpáticos entre sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2009