Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores auguran más bajadas del precio de los pisos tras pasar su peor año

La vivienda nueva se abarató un 6,6% en 2008 - El Euríbor cae al nivel de 2006

La semana pasada terminó el año que los empresarios del ladrillo recordarán como el peor de la historia. Al desplome de las ventas y de la producción se ha unido una caída inédita en los precios. La Sociedad de Tasación estima en un 6,6% el abaratamiento de la vivienda nueva. El problema no es sólo que el año pasado haya sido catastrófico, sino que el que acaba de comenzar no tiene mejor pinta.

La caída de la que da cuenta la Sociedad de Tasación es la mayor registrada en las más de dos décadas que lleva elaborando sus estudios semestrales. Las capitales de provincia donde más ha bajado son Almería, Vitoria, Las Palmas, Segovia, Zaragoza y Madrid. Pedro Pérez, secretario general del G-14, asociación que reúne a las grandes inmobiliarias, prevé que el descenso en los precios va a continuar; opinión que comparte el presidente de la tasadora.

Los expertos llevan meses avisando de que es necesario un fuerte ajuste en los precios para que se restablezca la normalidad en el sector inmobiliario. Es el caso de José García Montalvo. "Ahora es necesario destinar siete veces la renta anual disponible para comprar un piso. Volveremos al equilibrio cuando esta cifra llegue a cuatro, que es donde estaba hasta el año 2000, antes de que empezara a hincharse la burbuja", señala el catedrático de Economía.

Pero lo novedoso es que los propios inmobiliarios -que al principio negaban la posibilidad de que los precios de la vivienda bajaran de precio y luego aseguraban que el ajuste ya se había producido, por lo que no iban a bajar más- reconozcan ahora que la línea descendente va a continuar en los próximos meses.

"La vivienda nueva ya es ahora entre un 15% y un 20% más barata. Se trata de la caída más fuerte que hemos visto nunca. Además, 2008 ha sido el peor año desde que existen estadísticas inmobiliarias. A pesar de todo esto, no veo ninguna luz que anuncie una salida del túnel. Y si no hay ninguna novedad, los precios seguirán cayendo", asegura el representante del lobby de las promotoras. Más categórico es el presidente de la Sociedad de Tasación, José Luis Estevas-Guilmain, que considera "seguro" que los precios continúen a la baja. "El cambio de tendencia está confirmado. Todos los indicadores aseguran que este año la caída será igual o mayor a la de 2008", añade.

La caída de los precios -presente y futura- constituye para los constructores una pésima noticia, pero excelente para los que están a la espera de que bajen aún más para comprar. A esta noticia se une la sangría que vive el Euríbor, que ayer encadenó 60 días consecutivos de descensos, quedándose por debajo de la barrera del 3%. Hay que remontarse a marzo de 2006 para encontrar un Euríbor tan bajo.

El problema es que esta caída continua favorece principalmente a los que ya cuentan con una hipoteca que les toca revisar. Y no tanto a los que piensan contratar un nuevo préstamo, ya que las entidades financieras aplican ahora diferenciales más altos de los que hace años eran habituales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de enero de 2009