Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Una pared de ladrillo ya cubre el viejo teatro Albéniz

La vida ya es sueño para el teatro Albéniz, que cerró definitivamente sus puertas a finales de diciembre. Varios obreros trabajaban ayer tapiando con ladrillos sus puertas de acceso. Andamios, cemento y polvo sustituirán durante un tiempo a las bambalinas, las candilejas y las voces de los actores sobre el escenario.

La empresa propietaria del teatro, el Grupo Monteverde, construirá en el edificio un complejo de viviendas de lujo, un hotel y un aparcamiento. También habrá espacio para otro teatro. La programación del viejo Albéniz se traslada ahora al Teatro del Canal, dirigido por Albert Boadella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 2009