Reportaje:

Los bufones asaltan la ópera

El teatro Bellas Artes estrena la versión más irreverente de 'La sierva patrona'

A mediados del siglo XVIII el mundo de la ópera en París estuvo a punto de llegar a las manos por culpa de un inocente título, La serva padrona del compositor Giovanni Battista Pergolesi, que se representó en la estirada Academia Real de Música -futura Ópera de París- con más risas y guiños de los que debía. El escándalo, conocido como "la querella de los bufones", se olvidó en 1754 y los juglares italianos perdieron a favor de la ópera seria que conocemos hoy. "¡Pero ahora los bufones hemos vuelto y esta vez para quedarnos!", exclama el cantante y actor Pedro Caxade, que junto a Sara Rioja y Pablo Torregiani y bajo la dirección de Antonio Fava, protagoniza la versión más irónica de esta ópera bufa en el escenario del teatro Bellas Artes.

"Los niños vienen sin prejuicios y con ganas de divertirse", dice el protagonista

Es una apuesta arriesgada tratándose de una pequeña compañía y productora, Mystica, fundada por Caxade y Rioja en 2006 con la idea de hacer más asequible la ópera para el público infantil, mezclándola con la commedia dell'arte.

Los responsables del montaje admiten que hasta el momento el género no les da para "hacerse ricos", pero la escueta escenografía y atrezo -una silla con la que hacer volteretas, un perchero detrás del cual esconderse y una escoba con la que atizar al vecino- permiten su representación sin elevados costes.

"El proyecto surgió cuando nos dimos cuenta de que sólo se representa ópera trágica del siglo XIX en los grandes escenarios. No hay tendencias ni corrientes alternativas, aunque la ópera cómica llevaba muchos siglos antes gamberreando y trasgrediendo la red de divos. Nuestro objetivo son los más pequeños porque son los espectadores que vienen sin prejuicios y con ganas de divertirse", señala Caxade, enfundado en su aparatoso disfraz que incluye máscaras de la commedia dell'arte y exagerada gesticulación.

La propuesta de Mystica consiste en traducir al castellano los libretos para que sean comprendidos fácilmente, preparar un montaje con una sencilla puesta en escena y hacer una breve introducción de los personajes y la trama.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La sierva patrona -escrita por Gennaro Antonio Federico y formada por dos entremeses cómicos- cuenta las triquiñuelas de una criada que quiere convertirse en patrona, y para lograrlo engaña a su jefe y consigue que se case con ella. El fin justifica los medios, versión lírica. No es el mejor mensaje para que aprendan los niños, pero las carcajadas ante las situaciones absurdas están garantizadas.

El actor Pablo Torregiani, personaje mudo que ayuda a la criada en su plan, consigue tan sólo con sus gestos la complicidad del público, mientras los músicos en directo Muyayos de Raïz no sólo interpretan música clásica, sino guiños actuales, como el tema principal de El coche fantástico o Pretty Woman, que sólo entienden los mayores. "Cuando investigamos esta obra y su relación con el mundo de la comedia italiana, vimos que ya entonces este género incluía gags de este tipo, por ejemplo, con músicos contemporáneos como Vivaldi, que hoy nos puede parecer un cultismo pero entonces no lo era. Nuestra adaptación consiste en mezclar el humor de caídas y persecuciones como el coyote y el correcaminos, con la parte lírica", señala Rioja.

La sierva patrona, de Pergolesi. Teatro Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2). Hasta el 6 de enero, sábados y domingos a las 12.00. Martes 6, a las 17.00. Precio: 12 euros. Más información: http://www.mystica.es/

Una escena de la ópera <i>La sierva patrona</i> que se representa en el teatro Bellas Artes.
Una escena de la ópera <i>La sierva patrona</i> que se representa en el teatro Bellas Artes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS