Fotonoticia:

Preciados, hormiguero de paseantes

Las calles del centro no saben lo que es la paz y el silencio desde hace semanas. Entre la multitud que suele copar las avenidas comerciales hay simples paseantes, ojeadores de escaparates y compradores de última hora. Pero ayer, el último domingo del año, el entorno de la Puerta del Sol quedó desbordado por un hormiguero de gente en el que se mezclaban turistas, personas que se afanaban con los regalos de Reyes o con el modelo para la Nochevieja y familias que paseaban con sus retoños. En la imagen, a media tarde, los paseantes bajaban por la calle de Preciados, donde desde este mismo año los comercios ya están habituados a abrir cada domingo. Y había tantos transeúntes, que hasta el coche de la Policía Municipal (a la derecha) quedó sepultado bajo la masa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50