El ilustrador Kiko da Silva expone 10 años de trabajo

La ilustración de libros acostumbra estar ausente de la lista de invitados a galerías y circuitos artísticos. Sin embargo, estas navidades el noveno arte se ha colado en la programación de la sala viguesa Chroma, que hasta el 23 de enero acoge una retrospectiva del dibujante Kiko da Silva.

"La propuesta me extrañó, ya que se trata de la primera vez que expongo mi trabajo fuera de ámbitos especializados, como el Salón do Libro Infantil de Pontevedra, o las muestras organizadas por la Asociación Galega do Libro Infantil e Xuvenil, Gálix", comenta Da Silva (Vigo, 1979). Además del objetivo inicial, mostrar la parte más desconocida de su trabajo, la ocasión coincide con la celebración de su primera década como ilustrador de libros profesional, camino que inauguró con Cando Martiño quixo mexar na noite de Reis (Kalandraka, 1999).

Esta exposición se compone de unas 40 imágenes procedentes de álbumes, pero también de portadas y carteles elaborados en estos diez años de oficio entre libros. Además, el ilustrador enseña las maquetas y los bocetos que revelan su modo de trabajo. Con influencias declaradas procedentes de la animación checa, el artista vigués crea modelos de barro, cemento y otros materiales, que después fotografía antes de pintar sobre el papel. "Mi intención es crear mundos que resulten reales a los lectores más jóvenes", explica.

Miembro fundador del colectivo de dibujantes BD Banda y colaborador habitual de prensa escrita, Da Silva es el editor de la revista de humor gráfico A Retranca, nacida en noviembre de 2007, en la que recogió buena parte de la experiencia acumulada en la redacción de El Jueves, publicación a la que continúa vinculado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50