150 intelectuales piden a Hu Jintao la liberación de un disidente chino

Liu Xiaobo es responsable de la Carta 08, manifiesto que exige democracia

Más de 150 escritores, académicos y defensores de los derechos humanos de todo el mundo han dirigido una carta al presidente chino, Hu Jintao, pidiendo la liberación del disidente Liu Xiaobo, que desde hace 15 días está detenido por la policía sin que su familia tenga ninguna noticia sobre su paradero. Entre los firmantes hay tres premios Nobel de Literatura -el irlandés Seamus Heaney, el nigeriano Wole Soyinka y la surafricana Nadine Gordimer-, así como otros autores mundialmente conocidos como el británico de origen indio Salman Rushdie y el italiano Umberto Eco.

Liu, de 53 años, es uno de los artífices de la Carta 08, un manifiesto abierto hecho público el 10 de diciembre coincidiendo con el 60º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el que 300 intelectuales y activistas chinos pedían reformas democráticas. La detención de Liu, el 8 de diciembre, fue seguida de una ola de interrogatorios a otros signatarios de la Carta 08. Este documento está inspirado en la Carta 77, elaborada en la antigua Checoslovaquia por los críticos con el entonces Gobierno comunista del país centroeuropeo, entre quienes se encontraba Václav Havel, quien más tarde sería presidente de la República Checa.

En la carta a Hu Jintao, los premios Nobel y escritores, incluidos chinos, acusan a las autoridades de violar sus propias leyes, al no haber informado a la familia de Liu ni a su abogado de las razones de la detención ni de su paradero, e instan al presidente a que cumpla sus promesas de "garantizar los derechos civiles de los ciudadanos que expresan pacíficamente sus opiniones sobre asuntos públicos". Esto, según señalan, es urgente "para que la comunidad internacional tome en serio el compromiso declarado de China de respetar los derechos humanos y el gobierno de la ley, y para que los ciudadanos chinos confíen en el sistema judicial".

Sin información

La esposa de Liu asegura que el lunes se volvió a poner en contacto con la policía para preguntar por su marido, pero ésta se negó a darle información. Qin Gang, portavoz del Ministerio de Exteriores, afirmó ayer que no conocía los detalles del caso, y repitió la declaración habitual: "China es un país regido por la ley, y gestionará este caso de acuerdo con la ley". La legislación china requiere que la familia de un detenido sea informada de dónde se encuentra éste y las razones del arresto en un plazo de 24 horas.

Liu, ex profesor de la Universidad Normal de Pekín y escritor, fue encarcelado 20 meses por participar en las protestas prodemocráticas de 1989, he internado tres años en un campo de reeducación a través del trabajo. Ha sido un defensor de los cambios y de mayores libertades, por lo que tiene prohibido publicar en China, y ha sido citado e interrogado a menudo por la policía.

Con su detención, Pekín quiere enviar una advertencia a otros activistas. En 2009 tendrán lugar varios aniversarios sensibles: el 20º de la matanza de Tiananmen, el 4 de junio, y el 60º de la fundación de la República Popular China, el 1 de octubre.

Hu Jia, otro incombustible luchador por los derechos fundamentales, fue condenado en abril a tres años y medio de cárcel por "incitar a la subversión del Estado", la acusación habitual utilizada por Pekín para silenciar las voces discordantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de diciembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50