Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blanco resolverá el concurso eólico el viernes sin contar con el PSdeG

El conselleiro de Industria acusa a los socialistas de "deslealtad"

El concurso eólico se resolverá el viernes y será sin el apoyo de las consellerías socialistas. El conselleiro de Industria, el nacionalista Fernando Blanco, prevé tener sobre la mesa de su despacho la propuesta de resolución el último día del plazo y firmar la orden por la que se admitirán a trámite parques eólicos con una potencia total de 2.325 megavatios. Blanco arremetió ayer con dureza contra los socialistas, a los que acusó de mentir y de comportamiento "desleal".

La comisión, integrada ahora en exclusiva por miembros del departamento de Industria y también de Medio Rural (BNG), prosiguió ayer su trabajo. El abandono de los representantes de las consellerías socialistas no "condiciona en absoluto el proceso", aseguró Blanco. Ante la eventual inseguridad jurídica que puede enturbiar el concurso, advertida por los miembros de las consellerías socialistas que plantaron la comisión, el titular de Industria afirmó que todos los informes de los que dispone concluyen que es "perfectamente válido porque la comisión ya está constituida y, por lo tanto, su obligación es precisamente emitir" una resolución.

Blanco reclama la misma lealtad que él ha mostrado a otras consellerías

"Esta comisión se montó hace meses; si había inseguridad, que no creo que sea jurídica, esas razones había que haberlas expuesto antes", ironizó Blanco, quien anunció que "no habrá ningún tipo de modificación" sobre los trabajos que ya se venían realizando. En relación con el abandono de la comisión por parte de los representantes socialistas, el conselleiro declaró que "trabajar es una obligación que afecta a todos y así lo están haciendo unos y otros, no, pero es su responsabilidad". "Yo creo que están incumpliendo con el deber y la obligación que tienen bajo argumentos que no son muy serios". "Si es una cuestión de tiempo", argumentó Blanco, "que se pongan a trabajar y lleguen hasta donde lleguen y, en todo caso, planteen otra alternativa. Lo que es evidente es que trabajar es una obligación de los funcionarios, a no ser que el funcionario no sea funcionario", remarcó.

Sin citarlos expresamente, Blanco acusó de mentir a los representantes de las consellerías socialistas por denunciar que no tuvieron acceso a la información de las propuestas presentadas al concurso. "Si no se rectifica, estaríamos ante una situación grave, pero no del concurso eólico, sino de otros aspectos. Quien diga que no hay acceso a toda la información, desde luego miente, lo diga quien lo diga", reiteró antes de apelar a la lealtad de los socios del bipartito. "Lo mismo que asumo como propio el decreto eólico", razonó, "también asumo otros planes que han presentado otros y que me vinculan, porque yo también los he aprobado. A partir de ahí, que cada uno haga lo que quiera, pero la lealtad, en todos los aspectos de la vida, es muy importante. Serán los desleales los que tendrán que explicarse".

En Madrid, tras su encuentro con Zapatero, el presidente de la Xunta se pronunció sobre la polémica al asegurar que la retirada de los dos representantes de las consellerías gestionadas por el PSdeG no supone "un conflicto político o una crisis" en el bipartito, a poco más de dos meses de las elecciones autonómicas. Touriño advirtió que prefiere no "entrar en los problemas que pueda tener esa comisión", porque "no toca", y eludió al mismo tiempo concretar si sería conveniente, tal y como plantea el PP, un aplazamiento de la resolución de la adjudicación hasta después de los comicios.

"No distingo el color de las consellerías, hasta ahí podíamos llegar, tienen ámbitos de representatividad y de competencias y, cuando forman parte de una comisión, los funcionarios no tienen etiqueta de partido", aseguró el presidente. Touriño insistió en que el bipartito "no está dirimiendo un conflicto político", pues éste "no existe", y añadió que lo que hay es "un procedimiento abierto, promovido por Innovación e Industria", departamento al que le corresponde impulsar y resolver esta adjudicación. En cambio, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, volvió a pedir que se pare este "escándalo económico" y retomar el proceso tras las elecciones "a través de un concurso transparente, seguro y fiable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 2008