Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal general dice que investiga el "traslado ilegal de presos"

Aunque el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, declaró el pasado día 10 en el Congreso que "ninguna de las aeronaves militares que realizaron escalas en España transportaba en ese momento prisioneros", el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, no parece tenerlo tan claro.

En una carta remitida al diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, y fechada el pasado día 9, Conde-Pumpido asegura que "la Fiscalía de la Audiencia Nacional tiene instadas del Juzgado numerosas diligencias de investigación, entre ellas comisiones rogatorias internacionales, con el objeto de determinar [...] los vuelos que, en virtud del Convenio de Cooperación de Defensa con los Estados Unidos de América han sobrevolado o usado bases españolas, que presuntamente han sido utilizados para los fines de traslado ilegal de detenidos o presos".

También se investigan, según el fiscal, "los vuelos que han usado el espacio aéreo o los aeropuertos españoles, operados por compañías privadas, que presuntamente han transportado ilegalmente a prisioneros o detenidos a la base de Guantánamo".

Conde-Pumpido asegura que el Ministerio Fiscal mantiene un posición activa "instando todas aquellas diligencias, tanto en el ámbito nacional como internacional, procedentes para el esclarecimiento de los hechos".

Por otra parte, las acusaciones populares personadas en el caso de los vuelos de la CIA (Asociación Pro Derechos Humanos, Izquierda Unida, Asociación contra la Tortura, Asociación Libre de Abogados y un grupo de ciudadanos de Baleares) han pedido al juez Ismael Moreno que cite como testigos a cuatro altos cargos del PP y tres del PSOE.

El primer grupo, según los cargos que ocupaban en 2002, son el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Miquel Nadal; el director del Departamento de Internacional y Seguridad de Presidencia del Gobierno, Ramón Gil Casares; el secretario general de Política de Defensa, Javier Jiménez-Ugarte; y el presidente del Comité Permanente Hispano-Norteamericano, Manuel Calvo. Todos ellos recibieron o conocieron el informe "muy secreto" sobre las escalas de los vuelos a Guantánamo.

El segundo grupo lo forman el director general de América del Norte en 2005, José Pons; el subdirector general de dicho departamento en 2007, Fernando Prieto, y el vicepresidente del Comité Permanente Hispano-Norteamericano en dicho año, Santiago de Mora-Figueroa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008