Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DANZA

Galope emocional

El escenario del Teatre Lliure se achicó ante la grandeza del baile de María Muñoz y Pep Ramis, que presentaban su último trabajo, titulado He visto caballos, un espectáculo que al igual que Testimoni de llops (2006), está creado en íntima colaboración con el británico John Berger.Como ya pudo comprobar el público en el anterior montaje, Testimoni de llops, la apuesta de Mal Pelo es hacia la teatralidad en detrimento de la danza, una pena para los admiradores del baile de María Muñoz y Pep Ramis, y una suerte para los amantes del teatro, porque francamente ambos se han convertido en unos excelentes actores como puede verse en este espectáculo. Los dos espectáculos tienen numerosos puntos en común, como son su color, su textura y la música de Steve Noble. Pero en esta ocasión, el montaje es más vital y de una mayor profundidad conceptual, se trata de un grito ensordecedor a la libertad y al amor. Las manadas de caballos que se ven reflejadas en la pantalla transportan al público a bosques sin fronteras, en los que se galopa sin ataduras.

'He visto caballos'

Cia. Mal Pelo. Teatre Lliure. Barcelona. 11 de diciembre.

Punto y aparte merecen los solos de María Muñoz, espléndida en cada una de sus intervenciones. Su baile fluido, la expresividad de sus brazos y sus dotes de actriz la convierten en una de las mejores bailarinas de nuestro país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 2008