Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el dueño de Mirador para que declarara al juez

Enrique Faura, el fundador y consejero delegado del grupo inmobiliario Mirador, una de las principales promotoras de la Costa del Sol, pasó ayer unas cuatro horas detenido hasta que el juez de guardia le advirtió de que no le serán consentidas más incomparecencias en los juzgados donde es citado. Todo quedó en un aviso, a la espera de que Faura comparezca el lunes en un juzgado de Málaga que instruye una de las numerosas denuncias por vender pisos que no construye.

Faura fue detenido sobre las 9.30 de la mañana en su domicilio en Torre del Mar y tras permanecer algo más de dos horas en la comisaría, fue trasladado a los juzgados de Vélez Málaga. Allí, el juez de guardia le tomó breve declaración y le informó de que debe presentarse el próximo lunes en el Juzgado de Instrucción número 5 de Málaga para declarar en relación con una causa por presunta estafa. Sobre las 13.30 salió en libertad.

Faura ha sido denunciado en numerosas ocasiones por estafa y apropiación indebida por clientes con los que firmó contratos de venta de viviendas por los que cobró cantidades anticipadas sin que luego haya ejecutado las promociones. En esa situación el grupo Mirador tiene promociones en Rincón de la Victoria, Vélez Málaga, Benalmádena, Fuengirola, Fuente de Piedra, Villanueva del Rosario y Loja, con no menos de 400 familias afectadas.

Actualmente varios juzgados de Málaga instruyen causas judiciales por este motivo, y ya han sido archivadas dos porque los instructores consideraron que se trata de incumplimientos de contrato que deben sustanciarse en la vía civil, y no delitos penales.

Recientemente un juzgado de lo civil dictó la primera sentencia condenatoria en la que obliga a Mirador a devolver el dinero abonado más una indemnización adicional a dos familias que compraron una vivienda de Mirador de la Cala, promoción que ni se construyó ni tiene licencia de obras.

Además, también existe pendiente una causa por presunto fraude a la Seguridad Social y otra por alzamiento de bienes. El grupo Mirador mantiene importantes deudas con Seguridad Social y Hacienda, lo que ha provocado embargos como el de los suelos donde proyectaba Mirador de la Fortaleza, una urbanización en Vélez Málaga donde ha llegado a vender más de 80 viviendas y para la que no tiene siquiera licencia municipal de obras.

Igualmente se encuentra embargado el terreno de Cortijo Jurado, en Málaga, donde Mirador proyectaba la construcción de un hotel que en su día anunció como el primer gran lujo que iba a tener la capital malagueña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 2008