Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las "pequeñas cosas" de ERC

Los republicanos abren continuas polémicas públicas con sus declaraciones y por su acción política en el tripartito catalán

La presencia de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Gobierno de la Generalitat desde que las izquierdas pactaron en otoño de 2003 ha dado para varios episodios de exabruptos, dislates y apuradas de frenada de diversa gravedad. Como la polémica por las bromas del ex presidente de ERC Josep Lluís Carod Rovira con la corona de espinas junto a Pasqual Maragall en Israel o sus reservas a que los Juegos Olímpicos se celebraran en Madrid. Eso sin mencionar la reciente polémica del diputado Joan Tardà gritando "¡muerte al Borbón!" al finalizar un acto contra la Constitución. ERC cuenta con cinco consejerías: Vicepresidencia, Acción Social, Gobernación, Innovación y Empresa, y la de Cultura. Algunos dirigentes socialistas y de ICV tildan de "pequeñas cosas" los derrapes de los republicanos, aunque a veces perjudiquen el día a día del Gobierno que comparten. ¿Y cuáles son esas "pequeñas cosas"?

Selecciones catalanas, "turismo identitario" y proyección exterior son sus objetivos

- Guerra soterrada. A pesar de que en el congreso de ERC el pasado junio el partido quedó bajo dominio férreo de Puigcercós, la tensión entre partidarios de ambos es evidente a pesar de que los carodistas públicamente abrazan la línea oficial. La intención de ERC es copiar al PNV y fortalecer la estructura del partido mientras que la acción gubernamental tenga metas propias, siempre supeditadas a la ejecutiva.

- Polémicas institucionales. Desde renovar el coche del presidente del Parlamento catalán, Ernest Benach, por 83.680 euros, con reposapiés incluido, a que Carod nombrase en julio a su hermano Apel·les delegado de la Generalitat en Francia, existen varios episodios de poca finezza, o por lo menos de poca pedagogía. En el caso del hermano de Carod, que representa a la Generalitat en París, tanto a nivel comercial como en la Unesco, donde Cataluña es miembro, el vicepresidente se ha limitado a decir que se hermano "era la persona más adecuada para el puesto".

- Inconcreción. El pasado octubre nació la Oficina Antifraude para agilizar la lucha contra la corrupción, un organismo que podrá fiscalizar todas las Administraciones catalanas. Además de que se crearán 41 plazas y tendrá un presupuesto de 4,2 millones para 2009, no se sabe más.

- Prioridad exterior. El pasado abril, Carod inauguró en Berlín la primera embajada. En la inauguración de la oficina de la Generalitat en Londres, Carod fue acompañado por 17 cargos de la Administración. El coste del viaje y de la comitiva fue de 22.800 euros.

- Codazos con los socios. A finales de abril se produjo otro desplante de ERC al Gobierno catalán en torno a las medidas antisequía que llevaron al límite la paciencia del Partit dels Socialistes (PSC). La abstención de los republicanos en el Congreso a la prolongación a Barcelona del minitrasvase del Ebro obligó al PSC a dar un golpe sobre la mesa.

- Política lingüística. La inmersión lingüística es una de las "líneas rojas" que Esquerra dijo que no se debían sobrepasar, en velada amenaza de romper el tripartito en caso contrario. En el anterior tripartito, presidido por Pasqual Maragall, el Departamento de Educación dependía de ERC y fue beligerante con esta cuestión. El tripartito se apoya en el anteproyecto de Ley de Educación catalana para rechazar la tercera hora de castellano.

- Subvenciones. El consejero de Innovación, el republicano Josep Huguet, tiene claro potenciar símbolos y mitos de la cultura catalana, aún por explotar, creando "40 elementos del patrimonio histórico-cultural de Cataluña como recursos de elevado potencial turístico". Para ello ha encargado el mismo número de fichas -estudios por valor de 43.000 euros en el presupuesto de 2007- sobre estos elementos a un total de 24 profesores universitarios, técnicos de museo e historiadores, de los que un 30% forman parte de Sobirania i Progrés, plataforma independentista con simpatía manifiesta por ERC.

- Otras preferencias. Los diversos departamentos que controla Esquerra también apoyan mediante subvenciones a la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, a la Fundación Bressola para escuelas en el sur de Francia y sindicatos minoritarios de corte independentista, como Intersindical-CSC que representa sólo a un 0,4% de los delegados profesionales. Otra cosa son las subvenciones y ayudas a clubes deportivos o el apoyo que prestan a las juventudes de los partidos siendo las de Esquerra las que reciben más dinero público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008