Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad renuncia al rascacielos en los terrenos de los juzgados de la plaza de Castilla

"No tenemos ningún interés en construir una torre". Con estas palabras, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, dio ayer por zanjada la polémica sobre cualquier tipo de especulación con los terrenos de los juzgados de la plaza de Castilla para financiar el Campus de la Justicia.

El día anterior, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, había anunciado la intención del Gobierno regional de construir un rascacielos de 30 pisos y 105 metros de altura en dicho solar, para lo que había solicitado al Ayuntamiento que modificara el uso del suelo de dotacional a terciario. El alcalde lanzó veladas acusaciones a la Comunidad, al hablar de "recalificar terrenos" y asegurar que pediría "informes complementarios" para poder pronunciarse sobre el proyecto.

"La Comunidad no obtiene ni un metro más en este convenio por el cambio de uso. La única institución que se lucra con este proyecto es el Ayuntamiento de Madrid", espetó el consejero como respuesta.

El plan consistía en construir un rascacielos destinado a oficinas, una vez que los juzgados fueran trasladados al Campus de la Justicia. Para ello, Ayuntamiento y Comunidad firmaron un convenio que permitía concentrar la edificabilidad actual, de 43.145 metros cuadrados, en un solo punto del solar. El resto de los terrenos iban a ser cedidos al Consistorio para uso dotacional. Además, éste recibiría como contrapartida el edificio del Registro Civil en la calle de Pradillo, y el de los juzgados de Capitán Haya.

Granados explicó que, ante las dificultades de llevar adelante este proyecto, y dado que no existía un especial empeño en construir un rascacielos, ha preferido dejar los edificios de los juzgados como están, a la espera de que el Ayuntamiento modifique su uso. "No es nuestra aspiración que sea una torre, porque no es necesario para la financiación del Campus de la Justicia", argumentó el consejero. "Por eso, renunciamos al convenio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de diciembre de 2008