Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación impulsa el debate sobre la fortaleza de las evidencias

Un grupo de abogados y profesionales de las tecnologías han creado una asociación (AEDEL) para impulsar la seguridad y la confianza en las evidencias y pruebas electrónicas. Su presidenta es la abogada Paloma Llaneza, quien cree que no puede equipararse la petición policial de un fichero de hotel con el dato de tráfico de Internet, que requiere autorización judicial. Se trata de preservar el secreto de las comunicaciones.

Al obtener información de un ordenador, según Llaneza, las circunstancias son distintas si el procedimiento es mercantil, civil o penal. "La prueba ha de ser más robusta si es un proceso penal porque vas contra la presunción de inocencia. En otros casos, si la otra parte no impugna la prueba... el juez puede dar validez a una copia en papel de un correo electrónico". En una investigación penal, sostiene, durante el clonado del ordenador deberá estar presente el secretario judicial. "Otra cosa es que este secretario judicial pueda dar fe de algo que desconoce".

"El problema", continúa Llaneza, "no es dónde se haga (comisaría o juzgado) sino con qué garantías. La infraestructura de los juzgados es pésima. Muchos ordenadores que han de ser la prueba de un juicio, se almacenan en un pasillo y pueden estar un año allí. En este tiempo, sin alimentación eléctrica, con inhibidores de frecuencias en el recinto, puede ocurrir que cuando se utilice el disco duro esté borrado. Es importante que el clonado se haga con garantías. Hay que emplear un programa al clonarlo que aplica un algoritmo al contenido del ordenador, dando un resultado, de tal manera que si se altera da otro resultado que muestra que su contenido fue modificado".

Las herramientas para estas maniobras no están homologadas. Se emplea mucho un programa, el EnCase. "El problema no es la herramienta, sino el protocolo de uso. Hay que documentar la cadena de custodia de una prueba, para saber siempre quién la tuvo a su alcance".

AENOR ha creado un grupo de normalización de evidencias electrónicas dentro del SC27 de seguridad de la información. Elabora procedimientos para mantener seguras las evidencias, que no se alteren, y definir cómo hacer un análisis forense. "¿Qué hacer con un móvil? Si está encendido no debe apagarse porque se perderían datos de su memoria, pero al estar encendido se pueden borrar datos remotamente. Lo prudente es ponerlo en una bolsa faraday, activo pero sin comunicación exterior".

AEDEL: aedel.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de diciembre de 2008