Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buen inicio de la campaña más dura

El público se dejó sentir en los comercios en el arranque navideño

Los comercios valencianos dieron ayer el pistoletazo de salida a la campaña de Navidad más complicada de los últimos años. Con previsiones más modestas de ventas, los comerciantes confían pese a todo en que las semanas de más consumo del año suavicen la caída de ventas que sufren. Ayer, muchos establecimientos abrieron sus puertas y también muchos ciudadanos se acercaron a ellas. La afluencia era especialmente visible en los puntos de venta de alimentos, aunque diversos comerciantes consultados en Alicante coincidieron en señalar también que una parte del público ha empezado a adelantar tímidamente los regalos navideños. Los centros comerciales también se animaron y aunque en algunos comercios de ropa, en la ciudad de Alicante, se producían colas puntualmente, varias dependientas resaltaron que había más gente paseando que comprando. En el centro de Valencia, la jornada comercial fue muy concurrida.

Pedro de Egea, presidente del Colectivo de Comerciantes por Alicante, aseguró que ayer fue "un buen día" que superó "cualquier expectativa". El comerciante atribuye este balance a la confluencia de varios factores: es primero de mes y los trabajadores acaban de cobrar, y para muchos ciudadanos que trabajan los sábados ayer era un día festivo. De Egea es consciente de que durante esta campaña habrá una bajada de ventas y también un "cambio en los hábitos de consumo", y aunque asegura que la Navidad no será buena tampoco cree que será "catastrófica". Los comerciantes de Alicante estiman que la caída de ventas esta Navidad se fijará entre un 5% y un 10%.

Las grandes superficies esperaban recibir ayer a más de 600.000 clientes en sus establecimientos de la Comunidad Valenciana. Anged, la patronal que las aglutina, aseguraron también que la llegada del frío y la campaña de Navidad han logrado "impulsar" las ventas de productos textiles y de otros como calefacción o calderas. La venta de ropa de abrigo se habría incrementado un 6%.

Por otro lado, José Olcina, psiquiatra de la Unidad de Adicciones del Hospital Casa de Salud de Valencia, opinó ayer que la crisis económica no afectará "a los adictos a las compras" y aconsejó adquirir sólo lo necesario, según la Agencia Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de diciembre de 2008