Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La crisis acaba con Honda

El gigante japonés, que compite en la fórmula 1 desde 1964, deja el Mundial acorralado por los costes del campeonato

Takeo Fukui, presidente y director ejecutivo de Honda Motor, convirtió ayer en noticia el rumor que había tomado forma el jueves: el constructor japonés, el segundo más poderoso tras Toyota, se va de la fórmula 1, en la que compite desde 1964, debido a la galopante crisis económica a escala mundial que atraviesa la industria del automóvil.

"Honda ha llegado a la conclusión de que debe retirarse de las actividades de F-1", anunció el ejecutivo. "Es una decisión difícil que se ha tomado porque las condiciones del entorno de la industria automovilística se están deteriorando rápidamente", argumentó Fukui, que también confirmó que Ross Brawn y Nick Fry, máximos responsables de la escudería, tienen tres meses para encontrar un comprador. Se abre ahora un periodo de incertidumbre alrededor del equipo, que gozó de un presupuesto de 318 millones de euros para afrontar la temporada 2008, y que tiene en nómina a Jenson Button y a Rubens Barrichello como pilotos titulares, y a Alex Wurth como probador.

Mercedes arranca un plan para recortar un 50% sus gastos para los dos próximos años

"Este año podíamos haber tenido un coche ganador; ésa es la tragedia", convino Brawn. "Creíamos que, en comparación con el resto de equipos, íbamos a tener un monoplaza muy fuerte", ahondó el británico, que se mostró convencido de que "cualquiera de los demás fabricantes nos ayudaría con un motor suplente si fuera necesario. Esta es una oportunidad única para comprar un equipo con algunas de las mejores instalaciones, mejor mano de obra y un coche de los mejores". La decisión de Honda de abandonar las carreras no afecta, de entrada, a su división de MotoGP, en la que compite Dani Pedrosa, que cuenta con un presupuesto muy inferior (unos 40 millones de euros) y con Repsol como principal patrocinador -los bólidos de F-1 han corrido los dos últimos años sin publicidad-.

En la misma línea, Mercedes anunció, por boca de su máximo responsable en las carreras, que pone en marcha un plan para recortar un 50% sus gastos en F-1 para los dos próximos años. "La retirada de Honda es muy triste y demuestra la importancia de la reducción de costes, una medida que defendemos desde hace años", explicitó Norbert Haug.

"Lo de Honda es una llamada de atención", admitió Bernie Ecclestone, patrón de la F-1. "Max (Mosley, presidente de la FIA) y yo hacemos campaña desde hace tiempo para reducir la ingente cantidad de dinero que gastan los equipos", recalcó Ecclestone. Mosley, por su parte, advirtió de que el ejemplo de Honda puede desencadenar "un efecto dominó si no se reducen drásticamente los costes". En este sentido, el fabricante de motores Cosworth presentó su propuesta de propulsor de bajo coste con vistas a 2010, que rondaría los nueve millones de euros por temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2008