Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece en un incendio un vigilante del antiguo frontón Beti Jai

El conductor de una grúa muere atropellado en otro accidente laboral

Tzetzo Ivanov Filipov era búlgaro y tenía 63 años. Desde hace siete meses vigilaba un imponente edificio hoy abandonado en el distrito de Chamberí: el antiguo frontón Beti Jai. El fuego arrasó ayer la habitación donde trabajaba y acabó con su vida.

A las 5.45, Tzetzo recibió una llamada de su hermano Hristo, también vigilante, con quien quedó para verse tras el trabajo. Poco después de las nueve Hristo fue a buscarlo a las puertas del número 7 de la calle del Marqués del Riscal. Tocó varias veces la puerta, pero nadie contestó. Por la entrada salía una riada de agua. Se asustó y decidió telefonear a su jefe y a la policía.

Hristo, cazadora azul y pelo revuelto , recordaba a mediodía cómo entró junto a la policía y los bomberos en el edificio: todo estaba quemado y había mucha agua, ya que el fuego había reventado una tubería. Tzetzo estaba tirado en el suelo y cubierto de maderas. Su cuerpo estaba calcinado, según informó una portavoz de Emergencias Madrid. Fuentes de la investigación señalaron que probablemente el trabajador murió de asfixia, y que el incendio tuvo su origen en un calefactor eléctrico.

El fallecido llegó a España en 1995. Desde hace algo más de cuatro años trabajaba para la empresa Conserjes y Control como vigilante de edificios.

El secretario de Salud Laboral de CC OO, Carmelo Plaza, señaló que denunciará la muerte de este trabajador y criticó que estuviera contratado "como conserje pese a ejercer como vigilante". Los responsables de la empresa para la que trabajaban la víctima y su hermano rechazaron hacer declaraciones.

El antiguo frontón Beti Jai, construido en 1883 y catalogado como Bien de Interés Cultural en 1991, se encontraba desde hace décadas en desuso y en un progresivo estado de degradación. Sus dueños intentaron hace unos años convertirlo en un hotel, pero la Comunidad y el Ayuntamiento concluyeron que el plan que presentaron "no se ajustaba a los requisitos de protección mínima que deben guarecer el recinto".

Por otra parte, un hombre de 34 años falleció ayer tras ser arrollado por una furgoneta al bajar de la grúa que conducía en la A-42. Con los dos muertos de ayer son 118 los trabajadores fallecidos desde enero en Madrid por accidente laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de diciembre de 2008