Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis obliga al Palau a alquilar espacios y reducir una producción

La Ópera recorta gasto ante la menor aportación del Consell y patrocinadores

La crisis se ha subido también al escenario del Palau de les Arts. La intendente de la Ópera, Helga Schmidt, admitió ayer que será necesario un recorte de gastos y buscar nuevas vías de ingresos para compensar la disminución de la aportación anual de la Generalitat y de los patrocinadores. Para empezar, el coliseo ha decidido "reducir una producción [propia] al año, pero sin bajar el alto nivel de calidad", aseguró Schmidt. Otra de las medidas adoptadas para afrontar la crisis será el alquiler de espacios del edificio "que se pueden utilizar para congresos y eventos varios", informó Europa Press. "Pueden generar ingresos importantes", adelantó la intendente.

Schmidt abordó la situación económica del Palau tras la presentación de la ópera Iphigénie en Tauride, de Christoph Gluck, que se estrena mañana con Plácido Domingo entre los protagonistas. La intendente explicó que la crisis afecta también a otros grandes palacios de la ópera, ya que todos han visto reducida la aportación de las empresas patrocinadoras. Por ello, según Schmidt, "el problema no radica sólo en la Generalitat", que invierte una cantidad "importante" en el Palau.

Plácido Domingo destaca la "gran fuerza y belleza" de la música de Gluck

Sin embargo, los presupuestos del Consell han recortado en cinco millones de euros la transferencia del Palau de les Arts para el año próximo, cuando dispondrá de 25,8 millones de euros. La consejera de Cultura, Trinidad Miró, afirmó en las Cortes que la reducción se compensaría con la aportación del Gobierno y de patrocinios privados. Schmidt, por el contrario, ha constatado ya "la desaparición de patrocinadores" en una reciente reunión de trabajo en San Petersburgo, por lo que ha buscado otras salidas. Mientras, el Gobierno ha prometido que pasará de los 1,5 millones de euros actuales de aportación a cinco millones, aunque lo hará gradualmente en los próximos ejercicios. "Eso nos ayudará a seguir adelante", afirmó Schmidt.

En consecuencia, el Palau prestará "más atención a las coproducciones", ya que con ellas se disminuyen los gastos. "No puedo bajar la calidad de la programación, pero sí la cantidad de las producciones", puntualizó Helga Schmidt, que aseguró que el número de espectáculos será "más o menos el mismo". Esta temporada hay más funciones que en la anterior y en 2009 está previsto mantener las representaciones. El alquiler para congresos y eventos del anexo sur del edificio, donde se proyecta también instalar establecimientos comerciales y del propio coliseo, permitirá aumentar los ingresos. La intendente, además, planea lanzar una campaña internacional para captar "a los melómanos de todo el mundo" a través de paquetes de "turismo cultural".

Con estas medidas el Palau busca que "los gastos bajen lo más posible y aumenten los ingresos para que estos no provengan únicamente de los gobiernos o de la taquilla", reiteró la responsable de la Ópera.

El director musical de Iphigénie en Tauride, Patrick Fournillier, coincidió con Schmidt en que la coproducción es la mejor fórmula para encarar la actual coyuntura económica. El director alabó la "anticipación" del Palau de les Arts y su intendente al impulsar las coproducciones, que ahora permitirán al coliseo "salir bien parado".

Iphigénie in Tauride es un ejemplo de esta política, ya que se trata de una coproducción con el Metropolitan de Nueva York. La ópera de Gluck revolucionó a finales del siglo XVIII el formato barroco e inició nuevos caminos de modernidad en la producción lírica europea. El tenor Plácido Domingo, que encarna a Oreste, el protagonista de la obra, destacó la "gran fuerza y belleza" de la ópera de Gluck, y la satisfacción personal que supone "encontrar algo nuevo en lo viejo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de diciembre de 2008