Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento presenta el plan de Cercanías, pero no da detalles

La red crecerá en 115 kilómetros, 35 menos de lo previsto

Cada vez que hablan de él, encoge. El plan de ampliación de la red de Cercanías de Renfe de Madrid, que la titular de Fomento llevó ayer al Consejo de Ministros incluirá 115 kilómetros nuevos de vías. Casi la mitad de lo que prometió el candidato socialista a la presidencia madrileña en 2007, Rafael Simancas, en la campaña electoral de ese año, y 35 kilómetros menos de lo que anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dos meses antes de las elecciones generales de marzo de 2008.

La nueva versión del viejo plan -del que los socialistas empezaron a hacer anuncios ya en la campaña electoral regional de 2003- está dotada con 5.000 millones de euros. El plazo de ejecución se alarga hasta 2015, según el plan que Fomento presentó ayer al Gobierno. Habrá 24 nuevas estaciones que darán servicio a 45 municipios, según Fomento. La actual red de Cercanías, con 363 kilómetros, da servicio a 5,3 millones de habitantes de 36 municipios madrileños. El plan prevé remodelar la mitad de las 99 paradas actuales y construir cinco intercambiadores, además de duplicar 66 kilómetros de las vías existentes.

Una ampliación, ya en obras, conectará Chamartín con la T-4 de Barajas

MÁS INFORMACIÓN

Una vez más la propuesta está llena de grandes números y escasos detalles. Fomento rechazó ofrecer datos concretos de trazados o municipios y emplazó a la presentación pública que hará la ministra Magdalena Álvarez. Pero algunas de las propuestas ya están en marcha, como el tramo de nueve kilómetros que unirá Chamartín con la terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, en obras desde 2007, con tres estaciones. La primera estará en Manoteras, donde los viajeros podrán enlazar con el tranvía entre Pinar de Chamartín y Las Tablas (Metro Ligero 1). La segunda, en Valdebebas, será subterránea y llevará el tren al recinto ferial de Ifema y a la Ciudad Deportiva del Real Madrid. La previsión es terminar esta ampliación, presupuestada en 162 millones de euros, en 2010.

Cuando el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, prometió una ampliación de la red de trenes madrileña si ganaba las últimas elecciones, ofreció algún detalle más, como una línea nueva que conectará Madrid de noroeste a suroeste, con 20 estaciones. El presidente anunció que crecerán las líneas C-3 (Aranjuez-Atocha-Chamartín) y la C-5 (Móstoles-Atocha-Fuenlabrada-Humanes). Fuentes cercanas a la redacción del plan consultadas por EL PAÍS señalaron que la C-5 se ampliará hasta Griñón y que también se alargará la línea de Colmenar Viejo (C-4) hasta Miraflores. La duplicación de vías se llevará a cabo, según estas fuentes, entre Aranjuez y Pinto, y en el tramo entre Pinar y Las Rozas, un trazado en el que se encuentran las líneas C-7 (Alcalá de Henares-Chamartín), C-8 (Atocha-Chamartín-Villalba-El Escorial-Cercedilla) y C-10 (Villalba-Príncipe Pío-Atocha-Chamartín-Pitis). Entre las nuevas estaciones se incluyen, según las fuentes consultadas, varias paradas en los polígonos industriales de Getafe y Pinto, una en Mirasierra y una más en Parla Norte, entre otras.

El Gobierno regional de Esperanza Aguirre reclama la ampliación y mejora urgente de la red desde hace años. Uno de los argumentos es que la demanda crece pero el servicio, no. El número de viajeros casi se ha cuadruplicado en dos décadas de 60 a 204 millones de pasajeros, según datos de la Comunidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2008