Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez impide que la AVT resucite la teoría de la conspiración

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz impidió ayer que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) resucitase la teoría de la conspiración, según la cual los terroristas de ETA estuvieron detrás de los atentados del 11-M.

La AVT presentó un escrito en el que solicitaba que por distintos cuerpos de la seguridad del Estado hicieran estallar bombas en vagones de las mismas características de los atacados en los atentados de Madrid. Las pruebas, pedía, se debían realizar con explosivos Goma 2 Eco, Goma 2 EC y Titadyne, para determinar qué explosivo se utilizó en los trenes. Agregaba además otras solicitudes de pruebas periciales sobre explosivos. Suponiendo que las pruebas las hicieran policía y Guardia Civil, con tres tipos de explosivos, hubiera supuesto la destrucción cuando menos de seis vagones de tren.

La petición de la AVT se enmarca en el proceso para investigar los flecos de los atentados del 11-M en el que se encuentran imputados varios supuestos yihadistas que ayudaron a fugarse a algunos de los presuntos autores de los atentados.

El juez recuerda a la AVT y a dos víctimas -una de las cuales fue perito de explosivos en el juicio- que sus peticiones son "inútiles, dilatorias y perjudiciales para los fines de la instrucción" y son "manifiestamente impertinentes", puesto que ya hubo una prueba pericial en la vista, que fue realizada por ocho peritos, que fue objeto de valoración por el tribunal y recogida en los hechos probados de la sentencia de la Audiencia Nacional y revisada en casación por el Supremo. Se trata de pruebas que reiteran las realizadas en otro caso en el que ya hay sentencia firme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008