Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La memoria llega a Suiza

El Parlamento helvético rehabilitará a brigadistas suizos, a los que sancionó por violar la neutralidad del país

Suiza va a hacer una excepción en su historia de siglos de neutralidad. Con 70 años de retraso, va a reconocer oficialmente que en la Guerra Civil española merecía la pena tomar partido. El Gobierno federal suizo ha anunciado su apoyo a una moción presentada en el Parlamento del país en la que se rehabilita a los 800 voluntarios suizos que lucharon en la Guerra Civil española para defender la II República frente al levantamiento de parte del Ejército, acaudillado por Francisco Franco. De los suizos de las Brigadas Internacionales sólo quedan con vida cinco o seis personas, todos octogenarios.

Al comenzar la guerra, en muchos países europeos se desató la solidaridad con el Gobierno español y comenzaron a organizarse voluntarios para acudir a España. Pero en Suiza, celosa de su neutralidad en todos los conflictos bélicos, se prohibió la recogida de fondos en ayuda de la República y el reclutamiento de voluntarios. Unos 170 voluntarios del país helvético murieron en la contienda. Los que regresaron, más de 600, fueron sancionados por quebrantar la neutralidad suiza.

Según informó ayer la agencia Swissinfo, la moción afirma que aquellas sanciones contra los milicianos que regresaron a Suiza "no se corresponden con el sentido moderno de justicia". Además, añade que "la historia ha demostrado que los que lucharon por la democracia entre 1936 y 1939 merecen reconocimiento". La moción se votará en la Cámara baja suiza, llamada Consejo Nacional, el próximo 2 de diciembre. Su consecuencia práctica es que estos 800 ciudadanos suizos quedan oficialmente exonerados de cualquier culpa por haber quebrantado la neutralidad del país en conflictos bélicos.

La medida se añade a la política de levantar sanciones parecidas, también por violar la neutralidad, a todos los ciudadanos suizos que colaboraron en pasar judíos a Suiza para huir del exterminio nazi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de noviembre de 2008