Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centros educativos reclaman medidas contra el acoso a profesores en la Red

Comentarios hirientes contra compañeros y maestros han causado ya expulsiones

En uno de los institutos más señeros de Vigo, varios estudiantes crearon una web para decir de los profesores lo que nunca les dirían a la cara. Según el director del centro, empezaron "poniendo a caldo" a uno de los docentes y luego, al comprobar el éxito que tenían los insultos entre el alumnado, dispararon en otras direcciones. "Era una página abierta en la que podía entrar cualquiera. Algo durísimo. Se metían con los profesores y también con algunos compañeros. Se reían, por ejemplo, de sus enfermedades y desgracias personales, todo lo sacaban a relucir sin el más mínimo pudor". En el instituto todo el alumnado estaba al tanto y visitaba la página. Un día, por casualidad, se enteró un profesor y éste alertó al director. Se abrió una investigación interna y se identificaron estudiantes de varias clases como implicados. "Se les abrió expediente disciplinario y se resolvió con un cambio de centro". La expulsión definitiva de un puñado de alumnos surtió efecto: ha pasado el tiempo, y la dirección reconoce que los estudiantes tienen blogs y participan en foros diversos de Internet, colgando fotos y haciendo comentarios, pero no le consta que haya "despellejamiento".

"Se reían sin pudor de enfermedades y desgracias personales"

"El 80% de los chicos de 14 y 15 años tienen blog o un sitio en la Red"

Un viejo problema de las aulas ha cobrado nueva dimensión. La clásica broma pesada que antes se escribía en la pizarra, o se transmitía en un papel arrugado de pupitre en pupitre, ahora flota en el ciberespacio y llega a cualquier lugar del mundo. Está al alcance de todos, no hay más que saber dónde buscar. Los móviles con cámara, que hace nada eran el conflicto en sí, se han convertido en un arma más del nuevo problema y en la mitad de los centros ya están prohibidos. El instituto de un pueblo de la Costa da Morte acaba de expulsar a un alumno durante una semana por burlarse de una profesora y varias compañeras "poco agraciadas" colgando sus fotos retocadas y comentadas en un blog. "Hubiera estado justificada la expulsión definitiva, pero me opuse porque es una medida que no ayuda. Preferimos que trabajara en casa sobre el tema y lo expusiera luego a sus compañeros", dice el director. Según el responsable del IES, que como todos los que han detectado el problema prefiere no ser identificado, "el 80% de los chicos de 14 y 15 años tienen blog", o al menos una dirección propia en portales originalmente creados para ligar, como Metroflog o Fotolog. "Y eso que el ADSL sólo llegó aquí hace tres años", comenta asombrado.

"Desde unos blogs se puede llegar a otros", explica. "La mayoría de los comentarios son pijadas inocuas, pero hay chavales que no saben dónde está el límite. A través de sus comentarios sabemos de su vida privada, de lo que han hecho el fin de semana y lo que hacen cuando no están en clase, pero también conocemos, con otra perspectiva, lo que está pasando en las aulas y los malos rollos entre compañeros". Por la red circulan tanto fotos del botellón como imágenes de compañeras posando en su dormitorio, y películas grabadas en clase o en el patio que terminan asomando a YouTube. El director reconoce que hay preocupación entre los docentes y que hay profesores enganchados a los blogs.

Para la Consellería de Educación, éste es un fenómeno nuevo. Más nuevo incluso que el de los padres que insultan a los profesores a través también de blogs. No puede cuantificarlo porque, en general, los casos "se resuelven dentro de la comunidad educativa como faltas de convivencia". Sin embargo, ya hay centros que reclaman "un protocolo" para saber cómo actuar cuando se descubre el problema y una especie de "ciberinspectores" que velen por que se respeten unos límites. "Debería haber personal experto, si no es posible en cada centro, al menos uno para cada tres", sugiere el jefe de estudios del turno de noche de uno de los institutos más antiguos de A Coruña.

"El sistema educativo está en la frontera", explica un director, "porque éste es un mundo paralelo y los chicos navegan desde sus casas. Si la convivencia en el aula se ve perjudicada tenemos que intervenir, pero los únicos que pueden obligar al menor a borrar los insultos, los únicos que pueden requisarle el móvil y retirarles la conexión a la Red, son los padres. Y la mayoría no tienen ni idea de lo que hacen sus hijos".

Estudiantes investigados por el juez

El curso pasado, el instituto de una villa del sur de A Coruña se vio superado por el conflicto y terminó presentando denuncias en la Guardia Civil y en el Juzgado. La investigación nunca descubrió quiénes fueron los autores de una grabación de voz "con insultos y comentarios vejatorios acerca de ocho profesores" que circuló por la Red y corrió como la pólvora por los móviles de los estudiantes. En este centro de secundaria, los alumnos chatean y navegan durante el recreo. "Usan los ordenadores que quedan libres, y si luego rastreamos el histórico

[registro de las consultas anteriores] damos con muchas de esas direcciones suyas en las que hacen comentarios", comenta un profesor. "Estamos pendientes, pero sin psicosis".

Los responsables de los centros consultados por este diario, en todas las ciudades gallegas y en localidades de tamaño medio, son "conscientes" de que sus alumnos utilizan esta vía "tan ajena a los mayores" para desahogarse. La mayoría de las veces "los comentarios son insignificantes", pero en ocasiones se ceban en los más débiles o en los más fuertes. Esto último sucedió en un instituto de Lugo capital, donde varias alumnas, en un blog, "atacaban con insultos graves a una chica muy brillante". Aquí no hubo expulsión, sino "mediación entre ellas y mucho diálogo".

Virgilio Gantes, presidente de la Confederación de Asociacións de Pais de Centros Públicos, admite que "se han detectado problemas en Secundaria y Bachillerato". Para combatir las "malas prácticas" en la Red, la Confapa organizará este curso en toda Galicia, con el Gobierno central, unas jornadas para quinto y sexto de Primaria. "Montaremos carpas, y los niños saldrán con un carné de buenos grumetes de Internet".

En uno de los colegios privados más conocidos de Ourense, dos alumnos de 2º de ESO fueron expulsados una semana por incluir en la web que crearon una foto de una amiga con un perfil en el que se presentaba como actriz porno. Lo hicieron con el consentimiento de la chica, pero el coordinador del curso, según relata uno de los expulsados, "la amenazó hasta conseguir que dijese que no sabía nada". Ahora, los chicos se vengan con un elaborado corto de animación en YouTube.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2008

Más información