Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & Sectores

Alianzas táctiles en el móvil

Nokia se une a Movistar y RIM a Vodafone para lanzar sus 'iPhone'

Con recesión o sin ella, el primer motivo para cambiar de compañía de móvil es precisamente cambiar de móvil. Un plan de tarifas atractivo influye, desde luego, pero el factor decisivo es casi siempre un nuevo terminal. La aparición de los teléfonos con conexión a Internet gracias a las nuevas redes HSDPA y el reclamo de las pantallas táctiles han abierto una veta de mercado aún por explorar. Tanto las operadoras como los fabricantes lo saben y quieren ir de la mano para conquistar ese filón.

El fuego lo abrió Apple con su iPhone, decidiendo su comercialización exclusiva en la mayor parte de los países con una sola compañía, generalmente la operadora líder, como ha ocurrido en España con Movistar. Ahora replican ese movimiento Blackberry, que ha aprovechado el lanzamiento de sus primeros teléfonos con pantalla táctil (Blackberry Storm y Nokia 5800 XpressMusic) para unirse a Vodafone y Movistar, respectivamente.

La Storm rompe el cerco del mercado corporativo de Blackberry

El estreno mundial del Nokia 5800 XpressMusic tendrá lugar en España

Nokia ha dado el paso. Se resistía a entrar por el aro del táctil porque entendía que le bastaba con el "fácil de usar" (easy to use) del que presume en sus terminales y la navegabilidad de sus menús, replicados hasta la saciedad por sus competidores. Pero el iPhone y, en particular, la última versión 3G, ha provocado un vuelco en la industria obligando a todos los fabricantes a exprimir sus lab de innovación para incorporar las pantallas táctiles. Samsung (Omnia), LG (KP500), HTC (Touch Diamond) y Sony Ericsson (Xperia), que tenían táctiles en su catálogo, han renovado su escaparate con nuevos modelos. Pero faltaban los dos grandes, Nokia y RIM, los únicos que pueden disputar a Apple el liderazgo de los smartphone o teléfonos inteligentes, aquellos que integran en un solo aparato la navegación por Internet, MP3, vídeo, GPS, correo electrónico o la agenda electrónica.

Nokia, líder mundial de ventas con el 39,8% del mercado (IDC), ha querido hacer un estreno por todo lo alto de su modelo táctil con acento netamente español. La marca finlandesa, rompiendo su costumbre, ha pactado con Telefónica la comercialización en exclusiva del 5800 XpressMusic, con estreno mundial en España incluido. La apuesta es arriesgada porque el táctil está dirigido al gran público y, por el momento, sólo estará accesible a la mitad del mercado español que controla Movistar.

"Es una propuesta muy innovadora con la que queremos abrir la modalidad de touch screen (pantalla táctil) a una amplia gama de clientes, gente joven que desea tener ese tipo de pantalla pero sin sacrificar la facilidad de uso a la que está acostumbrada con Nokia", asegura la directora general de Nokia España, Marieta del Rivero.

La marca finlandesa se guarda un as en la manga, ya que el periodo de exclusividad de Movistar sólo durará la temporada navideña. Tal vez esa exclusividad tenga que ver con el hecho de que el precio del terminal en venta libre será de 429 euros, frente a los 279 euros anunciados inicialmente, por lo que se da por seguro que el precio disminuirá notablemente tras las navidades. Los clientes de Movistar disfrutarán de precios mucho más asequibles, aunque los planes de consumo mínimo (voz y datos) para tener un 5800 no se desvelarán hasta el 1 de diciembre, fecha de su estreno mundial.

La que sí ha hecho públicos sus planes es Vodafone. La operadora británica pidió a RIM que fabricará una Blackberry táctil expresamente diseñada para sus clientes y su plataforma Vodafone Live! En España, la nueva Storm será su principal arma para desbancar la hegemonía insultante del iPhone 3G de Movistar.

Los planes de tarifas juegan a favor de Vodafone. La Storm se puede conseguir entre 19 y 349 euros, frente al rango de 0 a 299 euros del iPhone. No obstante, esa diferencia se compensa porque Vodafone sólo exige un compromiso de permanencia de 18 meses en lugar de los 24 de Movistar. La otra es la tarifa plana de datos, sin trampa ni cartón. Por 18 euros al mes se tiene tráfico ilimitado en Internet y correo electrónico. El iPhone exige una tarifa de datos (de 15 o 25 euros mensuales). En Vodafone se puede conseguir una Storm sin consumo mínimo de datos, aunque mucho más cara.

"Vodafone quería un producto revolucionario, una Blackberry dirigida al gran público, porque hasta ahora todo el mundo asocia nuestro teléfono con el mercado corporativo. La Storm cumple esa función, puesto que, a diferencia de otros productos, la gente puede navegar por Internet, intercambiar ficheros, chatear o entrar en redes sociales con la seguridad absoluta de que va a pagar siempre lo mismo al mes, sin sorpresas. Con el iPhone, Apple se quiso meter en nuestro terreno, el de las empresas, donde somos lideres indiscutibles. Ahora nosotros nos metemos en el suyo, el del gran consumo. Y eso es bueno para ambos", señala Larry Bensadon, director global de RIM para Vodafone.

Vodafone quiere jugar también la baza de la web 2.0. España es el primer país de Europa en número de usuarios de móviles que utilizan sus terminales para poder acceder a las páginas de redes sociales, con un 50% del total. La Storm integra Facebook, Messenger, Flickr y YouTube. Aunque, sin duda, uno de los principales reclamos será el elogiado push email, que permite gestionar el correo electrónico como en el PC, un servicio cada vez más demandado ya que se estima que 1,3 millones de usuarios gestionarán su correo desde el móvil en 2009.

Nokia también tiene armas para dar la batalla al iPhone. Su táctil combina la tecnología puntera de sus N-series -cámara de fotos y de vídeo, MP3 y GPS a la última- con la manejabilidad de cualquiera de sus modelos para gran consumo. "En el 5800 XpressMusic, Nokia se ha preocupado de tener un interfaz de usuario más intuitivo y fácil de usar, sin sacrificar ninguna funcionalidad como la cámara de vídeo con calidad DVD [el iPhone no graba vídeo]", señala Del Rivero. Además del vídeo, la máxima responsable de la marca finlandesa destaca que el nuevo modelo está abierto a todo tipo de programas y aplicaciones sin la exclusividad que exige Apple.

Pero lo cierto es que este capítulo sigue siendo un hándicap para Nokia. Como sucede con los N-series, las aplicaciones son pocas y casi todas de pago, nada que ver con las más de 500 aplicaciones gratuitas y superfashion del iPhone. El otro gran escollo es la facilidad para encoger y agrandar las imágenes del modelo de Apple con dos dedos, que ningún otro fabricante ha sido capaz de emular.

En realidad, la pantalla táctil es sólo el último reclamo para hacerse con un mercado inmune a la crisis. Y es que mientras la venta total de terminales cae (un 8% en el tercer trimestre en Europa occidental), el segmento de los smartphones crece sin parar (un 58% en el último año).

Por eso, fabricantes y operadores han unido sus fuerzas para captar ese mercado de usuarios de smartphones. No porque sean más inteligentes como sus teléfonos sino porque gastan más. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2008