López propone crear 40.000 pisos protegidos en cuatro años de legislatura

El PSE-EE quiere doblar el presupuesto del Gobierno destinado a inmuebles

Patxi López, secretario general del PSE-EE y candidato a lehendakari, sigue su programación preelectoral repasando todos y cada uno de los sectores de Euskadi. Ayer le llegó el turno a la vivienda. De nuevo rodeado de significativos representantes de su partido y del sector, lanzó sus promesas de gobierno. Aseguró que, si gana las elecciones, en los cuatros años de la próxima legislatura impulsará 10.000 pisos al año de protección oficial (VPO). El récord histórico de Euskadi fue 2007 cuando se construyeron 7.000. Y afirmó que el 40% del todo el parque debe estar destinado al alquiler. Para lograrlo piensa doblar la actual partida presupuestaria e impulsar dos leyes: la del derecho a la vivienda y la municipal.

Los socialistas quieren que el 40% de la VPO se destine al alquiler

Las palabras de López fueron seguidas por constructores, arquitectos y agentes del sector inmobiliario. Antes de su intervención participó Julio Rodríguez López, asesor del gobernador del Banco de España, quien dijo que la situación de la vivienda en Euskadi está mejor que en el conjunto de España, salvo en la oferta de pisos para alquiler y el precio. Aseguró que para comprar un casa en el País Vasco eran necesarios once salarios, frente a los nueve de la media nacional.

El secretario general de los socialistas vascos fue muy crítico con la política de vivienda del Gobierno liderado por Juan José Ibarretxe. Aseguró que ni siquiera se han cumplido las "insuficientes" previsiones del Plan de Vivienda 2006-2009, que preveía la puesta en el mercado de 27.000 nuevos alojamientos en cuatro años y destinar al alquiler el 31%. A 31 de diciembre de 2007, según el PSE, más de 145.000 ciudadanos tenían necesidad de acceder a una vivienda o de cambiar la que ya tienen por no ser adecuada a sus necesidades. López quiso poner la vivienda como un problema real de los jóvenes frente a la defensa de intereses "identitarios" de los últimos años. El líder socialista reconoció que la situación en Euskadi es mejor que en otros lugares, pero lo atribuyó al papel de los socialistas al pactar legislación básica y al peso de tres municipios claves que gobierna el PSE:Barakaldo, San Sebastián y Vitoria.

Junto a la construcción, la apuesta del PSE es el alquiler: 8.000 nuevos pisos en cuatro años. Para lograrlo, considera básico un acuerdo con las haciendas forales para poner en marcha un paquete de medidas y de incentivos fiscales destinado a las empresas o fondos inmobiliarios que promuevan y construyan esta modalidad de vivienda. Así, espera que el precio de los inmuebles de protección pública en alquiler sea un 20% inferior al de las libres.

Para dinamizar la actividad de la construcción propuso crear un fondo de garantía para la compra de terrenos y para reducir el riesgo de las entidades financieras. En definitiva, favorecer que vuelva la liquidez a los mercados. López quiere "crear un instrumento financiero con el apoyo de ayuntamientos, Gobierno y cajas cuyo objetivo sea construir viviendas de bajo coste, de propiedad municipal, para su posterior alquiler a personas jóvenes o con escasos recursos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50