Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro investiga un posible fraude en las expendedoras de billetes

Falta dinero. Metro de Madrid ha detectado que las máquinas expendedoras de billetes situadas en cuatro estaciones de la línea 12 (Metrosur) contenían menos monedas de las que deberían tener después de varios días de recaudación. El problema se descubrió en una inspección realizada hace 20 días, según un portavoz de la empresa pública, que indicó que han abierto una investigación para determinar si alguien se ha llevado parte de la recaudación, aunque no especificó la cantidad que ha desaparecido.

Varias compañías privadas retiran el dinero de las máquinas automáticas de billetes del suburbano, cuya recaudación asciende a unos 1.000 euros de media por máquina y día, según estimaciones de Metro, que señala que hacen ronda cada dos o tres días. En estaciones con mucha actividad, como las de Sol o Gran Vía, pasan a diario. Una de esas compañías, que interviene en parte de las líneas del norte de la red y también en Metrosur, es la empresa de gestión de efectivos Loomis, SA.

La empresa pública ha detectado que falta dinero en las sacas de monedas

Los trabajadores de esta compañía, según el portavoz de Metro, son los únicos que tienen acceso a las sacas con las monedas de la venta de billetes. Metro justifica que la cantidad perdida debe ser "mínima", porque su servicio de inspección realiza controles periódicos para pesar las sacas y certificar que todo está en orden. Si se trata de un fraude, asegura el citado portavoz, se ha producido en un par de ocasiones y de forma excepcional.

No es lo que sostiene la sección del sindicato CC OO de Metro. En una nota interna titulada ¿Quién controla a los recargadores?, el sindicato asegura que las recargas "no se realizan con absoluta rigurosidad" y que se produce una "falta sistemática" de unas 60 monedas por bolsa en las sacas de dos euros, es decir, unos 120 euros. Comisiones calcula que la falta de dinero por las recargas que "ha realizado y que continúa realizando" la empresa de gestión "puede ascender a más de 100.000 euros mensuales".

Desde Metro aseguran que, en caso de que la investigación concluya que la empresa es responsable, han acordado que la gestora privada abone lo perdido. Si se detecta que es culpa de alguno de sus trabajadores, será despedido. Este periódico reclamó ayer sin éxito la versión de Loomis, SA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 2008