Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Guerra de mitras en Internet

Las 'batallas' del episcopado llegan a la Red entre defensores del cardenal Martínez Sistach e integristas que tienen como referente al obispo de Terrassa

El episcopado catalán ha entrado de bruces en el siglo XXI de la mano de Internet, y no como paradigma de las virtudes cristianas. El diario digital Germinans Germinabit, integrista y escudado en el anonimato, ha orquestado una furibunda campaña contra Lluís Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona, al que considera un tibio. El colectivo acusa al prelado de mantener una Iglesia paralizada, envejecida y erigida sobre lo que despectivamente etiqueta de "progresía catalanista". Su referente es el obispo de Terrassa, José Ángel Saiz de Meneses, de la línea del arzobispo emérito Ricard Maria Carles, el mismo que dividió la diócesis en tres.

Hace un mes, dos blogs, uno bajo el nombre de Mossèn Tomàs Agustí Balmes y otro denominado Contragerminans, aparecieron en escena para rebatir a sus oponentes ultraconservadores. La guerra de mitras estaba servida. Contragerminans acusó el viernes en un informe a dos sacerdotes, con nombres y apellidos, de estar tras la "conspiración". Los dos blogs han desaparecido, pero los resultados de esa "investigación" siguen colgados en otras páginas.

El 'blog' integrista tiene un enlace con 'Religión en Libertad', de Jiménez Losantos

Los 'ultra' acusan a Sistach de tener una Iglesia paralizada y envejecida

Diversas fuentes aseguran que Germinans está formado por una docena de sacerdotes de Barcelona, que rondan la cincuentena. Esos curas se reúnen en un restaurante de la calle de Muntaner, tienen una visión del mundo próxima al cardenal Antonio María Rouco, presidente de la Conferencia Episcopal, y se postulan para tomar el relevo en el arzobispado de Barcelona, al que, sorprendentemente, consideran poco menos que entregado al izquierdismo. En la portada de Germinans, hay un enlace de un blog antiabortista y un recuadro que se jacta de que 45.000 escolares son "libres" (tanto como en la Comunidad de Madrid o en la de Valencia, gobernadas por el PP), ya que no cursan Educación para la Ciudadanía.

El grupo, fascinado por la desobediencia ciudadana contra la izquierda, se fundó en mayo de 2007. Todos sus integrantes utilizan seudónimos de reminiscencias tridentinas -o sea, latinos como la misa preconciliar- para firmar sus artículos: Prudentius de Barcino; Quinto Sertorius Crescens; Antoninus Pius; Aurelius Agustinus, Patianus o Oriolt. El blog tiene un enlace elocuente: el diario Religión en Libertad, del periodista de la Cope Federico Jiménez Losantos. El periodista Francisco Fernández de la Cigoña, auténtico "martillo de herejes", ha felicitado y alabado a Germinans en su blog. Éste acusó a Sistach de tener las manos manchadas de sangre por su actitud "proabortista". En otro texto llamó "hijo de puta" al obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte.

Con raíces en el integrismo religioso catalán del siglo XIX, la corriente inició su aventura con un artículo titulado Esperanza en el que advertía a Sistach: "¡Aquí nos tiene a pleno pulmón!". Con un lenguaje a veces despiadado, el grupo se define así: "Frente al oficialismo carca, el integrismo Kumbayá, el progresismo rancio y la tristeza rutinaria: los renovadores de germinans (...) que sigan ellos con sus pequeños nacionalismos, con sus cursis cuentos de amor y paz, que sigan empecinados en su naufragio. Ellos alientan el uniformismo, la pureza de sangre (de sangre e ideología) evidenciada en el volem bisbes catalans. Volem bisbes catalans y progres. Su cuento no cuela, su Iglesia se hunde y frente a ella se inicia un movimiento renovador".

El grupo pretende recuperar a todo el capital humano que movilizó hace dos años Josep Miró i Ardèvol -dirigente de ECristians y ex consejero de CiU- y considera una "calamidad" el pontificado de Sistach, por la falta de vocaciones sacerdotales. Y cita varios supuestos escándalos: el del sacerdote Manel Pousa, premio Solidaritat 2007 del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña, por decir que había ayudado a una mujer a abortar. O el del párroco a Lluís Portabella, de L'Hospitalet, implicado en una trama de matrimonios supuestamente amañados. O el de Josep Maria Turull, rector del seminario de Barcelona cuya candidatura a obispo auxiliar parece paralizada: "Por primera vez en su corta historia, el seminario de Terrassa cuenta este curso con más ingresos que el de Barcelona: 11 frente a siete (...) Con toda seguridad, el curso venidero habrá más seminaristas en la egarense (ahora 31) que en la de Barcelona (36). El hito es verdaderamente espectacular y tiene nombre y apellidos: José Ángel Saiz Meneses (...) Este obispo, que en su día fue el pim, pam pum de la progresía, ha conseguido en pleno siglo XXI fundar un seminario y más vocaciones que en Barcelona".

El informe de los partidarios de Martínez Sistach advertía de que habría una segunda parte pero la página ha desaparecido de la Red. Para los amantes de las conspiraciones eclesiales, el documento podía leerse todavía ayer en la página cristiana Laeto Animo y en Flama, una agencia católica de noticias, que enlazaba con el blog personal del edil convergente Antoni Vives.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de noviembre de 2008