Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intercambio de parejas en 'Cancun'

La nueva comedia de Jordi Galceran incita a reflexionar sobre la felicidad

Cada nuevo espectáculo de Jordi Galceran (Barcelona, 1964) despierta una enorme expectación desde el éxito arrollador de El mètode Grönholm. Tras angustiar al respetable con el secuestro de un niño en Carnaval, el autor de Dakota y Paraules encadenades se adentra ahora en el territorio de la comedia con Cancun, una obra dirigida por Josep Maria Mestres que se representa en el teatro Borràs de Barcelona. Intercambios (frustrados) de pareja y ajustes de cuentas con el pasado planean sobre esta obra que incita a la reflexión sobre la idea de la felicidad. Lluïsa Castell, Lluïsa Mallol, Ferran Rañé y Toni Sevilla son sus protagonistas.

Los actores interpretan a dos matrimonios que tienen la vieja costumbre de compartir sus vacaciones. Cancún, el destino que han escogido para celebrar los 25 años de su amistad, será el escenario de una crisis que, como es habitual en el teatro de Galceran, cabalga de la realidad a la ficción sin solución de continuidad. El espectador no llegará a saber si el terremoto se ha producido realmente o ha sido fruto de la imaginación de uno de los personajes. En esa tesitura, asistirá a la manifestación de una serie de dudas existenciales que, a decir del autor, son inevitables cuando se alcanza una cierta edad y se tienen cubiertas las necesidades básicas. ¿Tenemos la vida que deseábamos? ¿Nos satisface realmente? ¿Hemos tomado las riendas de nuestro destino o nos hemos dejado llevar por el azar y la inercia?

"Es una comedia de enredo que pasa por momentos muy dramáticos", señala Mestres, muy familiarizado con la obra de Galceran desde que dirigió la primera obra del dramaturgo, Dakota. El director asegura que Cancun está pensada "para un espectador adulto" y servida por unos personajes "cargados de ternura, pero también de mala leche. Es una obra de calado sobre la condición de las personas y de las relaciones". A juicio de Mestres, la obra manifiesta una vez más el gusto de Galceran por el juego, por provocar el desconcierto en el espectador. El autor, que actualmente reside en Nueva York, asistirá al estreno oficial del montaje, previsto para el 19 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 2008