Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CAC denuncia el hallazgo de un micrófono oculto en su sede

Estaba en la sala en la que se debatieron las licencias de FM

Película de espías en el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC). Poco antes de que comenzara la reunión en la que el organismo tenía que aprobar la explotación comercial de 83 emisoras catalanas de FM, los servicios de seguridad descubrieron un micrófono oculto en una inspección habitual. Según indicó una portavoz del CAC, esta sala se utiliza también para otro tipo de reuniones y ruedas de prensa. En cualquier caso, el presidente del consejo, Josep Maria Carbonell, se dirigió a la Fiscalía Superior de Cataluña para denunciar el caso y los Mossos d'Esquadra ya investigan lo sucedido. La reunión del pasado 7 de noviembre era importante porque por primera vez era el consejo y no el Gobierno el que decidía el reparto de licencias. La resolución ha provocado malestar entre algunas emisoras que se han visto perjudicadas en el concurso.

Además del hallazgo del micrófono, el consejo denunció ayer que durante la madrugada del jueves su sede, en el cruce de las calles de Entença y Diagonal, fue apedreada. La fachada del edificio, cubierta de amplios ventanales de vidrio, apareció por la mañana seriamente dañada, y a pesar de que algunos de los paneles no llegaron a romperse, deberán ser sustituidos.

El miércoles próximo, Carbonell informará en el Parlament sobre todo ello. El presidente del CAC ya había pedido comparecer ante la Cámara a principios de esta semana para informar sobre el proceso de adjudicación de las 83 frecuencias de radio, que desde que se hizo pública han desatado la polémica.

Por primera vez, el concurso no está organizado por el Gobierno, sino por un organismo cuyos miembros designa la Cámara catalana. Con el proceso se buscaba regularizar la explotación que una serie de cadenas privadas realizaban de dichas frecuencias, a la espera de la adjudicación definitiva. Algunas emisoras estatales que se encontraban en esta situación se han visto desprovistas de esos altavoces, en favor de otras empresas que hasta ahora no los gestionaban.

La gamberrada contra la sede del CAC llega tras una semana movida dentro del sector. La Cope afirmó la semana pasada tras conocer la decisión del consejo que el CAC había realizado "una de sus obsesiones, reducir la voz y la presencia de la Cope en Cataluña". La radio de la Conferencia Episcopal Española dejará de gestionar tras el concurso las dos emisoras que tenía en las ciudades de Lleida y Girona. Para protestar por la concesión de licencias, la cadena piensa emitir desde sus estudios en Cataluña los principales programas de su parrilla durante las dos próximas semanas.

Por su parte, el PSC hizo un llamamiento a la "reflexión" y reclamó a Ciutadans-Partit de la Ciutadania que desconvoque la protesta contra el CAC que ha organizado para el próximo sábado. Ciutadans se apresuró a condenar el ataque y también lo hizo el PP: el vandalismo como "fórmula de expresión" es "absolutamente rechazable". El resto de los partidos se sumaron a la condena.

A las 83 licencias ofertadas en el concurso se presentaron 1.279 peticiones. El Grupo Zeta (editor de El Periódico de Catalunya) se había presentado a todas ellas, pero no consiguió ninguna. Tampoco Unedisa (editor de El Mundo), que optaba a 22 emisoras, ni Onda Rambla (de Luis del Olmo). Radio Cat XXI, del grupo Godó, consiguió 17 concesiones, y la Iglesia católica, 7.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de noviembre de 2008