Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Empresas & sectores

Pintan bastos en NH

Fuerte caída de beneficios, ocupación y previsiones para 2009 y 2010 en la hotelera

"Una habitación sin vistas". Así encabezaba su informe sobre NH Hoteles hace unas semanas, parodiando (en negativo) el título de la famosa película de James Ivory de mediados de los ochenta, un analista de Ahorro Corporación. Sus colegas de UBS, Fortis Bank, JPMorgan, Citigroup y Renta 4, entre otros, tampoco ven claro el panorama inmediato de la tercera cadena europea de hoteles de negocios y primera cadena española por ventas.

Hace poco más de un año NH invitó a 30 de sus clientes a quemar adrenalina, asistidos por psicólogos, destruyendo con picos y mazas las habitaciones -paredes, moquetas y muebles incluidos- de su madrileño Hotel Alcalá, anticipándose a la prevista renovación de sus instalaciones. Hoy los estresados son los ejecutivos de la cadena, no sus clientes, y el protagonismo de la ceremonia festiva de destrucción, que entonces se bautizó deroombing, lo tiene la crisis económica y sus secuelas.

El grupo reduce su objetivo de expansión y adopta un plan de ahorro de costes

Los últimos resultados del grupo, que registraron una caída del 45% en su beneficio neto en el primer semestre y del 63,1% en los nueve primeros meses de 2008 sobre iguales periodos del año anterior, el recorte de las inversiones previstas en su plan estratégico y el empeoramiento de sus previsiones explican el cambio de estado de ánimo y de recomendaciones de muchos analistas y bancos de inversión respecto a este valor.

A la avería de sus resultados no han sido ajenos, además del deterioro del marco económico y financiero general, la crisis inmobiliaria en España y las cada vez más negativas expectativas para su sector. Los hoteleros vaticinan en España una reducción de la estancia media y del número de pernoctaciones por cliente en el cuarto trimestre, y una caída de la rentabilidad de entre el 6% y el 7%, según un estudio de PricewaterhouseCoopers y la Confederación Española de Hoteles.

NH, que ha abierto esta semana un hotel de 414 habitaciones en Polonia, el NH Poznan, confía, pese a los augurios de los analistas, en que su diversificación geográfica y las medidas que ha adoptado le van a permitir capear con escasos quebrantos la crisis que atraviesa su actividad principal. Sus efectos se están dejando notar en toda la cadena, pero con mayor intensidad en sus hoteles españoles (la ocupación en estos establecimientos disminuyó hasta los 291 millones en los nueve primeros meses, frente a los 306 millones de un año antes).

Una de las decisiones adoptadas y publicitadas por NH ha sido la ralentización de su plan de expansión trianual puesto en marcha a comienzos de 2007 y la reducción de sus compromisos de inversión "como medida de prudencia ante el entorno de incertidumbre". Aunque el grupo no descarta "crecer vía contratos de gestión y arrendamientos variables, que no supondrán nuevos compromisos de inversión".

NH ha cancelado ya tres proyectos, que suponen en conjunto una reducción de 26 millones de euros en compromisos de inversión, correspondientes a un hotel en propiedad en Colombia y a dos hoteles en régimen de arrendamiento en Polonia y Alemania.

El otro eje de la estrategia para afrontar la crisis de NH ha sido la puesta en marcha de un plan de eficiencia operativa y de gastos estructurales que, según información del propio grupo, ha tenido "una pequeña incidencia" hasta el 30 de septiembre (crecimientos de gastos operativos del 1,4%, frente a una inflación interanual en la zona euro del 2,7%) "y que se verá reflejado en su totalidad a partir del último trimestre del año".

El presidente de la hotelera, Gabriele Burgio, ha reconocido en público hace unas semanas que NH registrará "seguro" un descenso de las ventas, pero recuerda que en los últimos 15 años -desde que él está al frente de la cadena- "casi siempre ha mantenido la ocupación". Señala, no obstante, la importancia que tiene para lograrlo el "adecuar los precios de las habitaciones para maximizar los días más importantes y tratar de prever los posibles descensos de la ocupación". Burgio reitera su apuesta por la internacionalización de la cadena, que diversifica los riesgos, y resalta que España ya supone sólo una cuarta parte de los ingresos.

El presidente de NH Hoteles se apunta a la tesis, muy repetida ahora por gestores de todo tipo de empresas, de que las crisis suponen una oportunidad de crecimiento para los mejor preparados. Aunque advierte también que "no es un buen momento para comprar porque el futuro no está muy claro, hay demasiada incertidumbre, y puede descender aún más el precio de los activos".

En la actualidad NH cuenta con 345 hoteles y 50.961 habitaciones en 22 países de Europa, América y África, y tiene 57 proyectos de nuevos hoteles en construcción, que supondrán cerca de 11.000 nuevas habitaciones.

Fortis Bank, sin embargo, ve una situación mucho más complicada en NH que su presidente. Los últimos resultados del grupo muestran un rápido deterioro de los fundamentales, señalan los analistas, y una buena muestra de ello es el descenso del resultado bruto hotelero de NH del 47% en España, Italia y el Benelux, y "las poco alentadoras previsiones" para este año y el próximo.

Los analistas de Ahorro Corporación no se muestran más optimistas con la hotelera: "Esperamos en 2009 un empeoramiento de los márgenes vía precios" (creen que la caída en la ocupación obligará a la cadena a reducir el precio de sus habitaciones para hacerlas más competitivas). Estiman además, en un reciente informe, que el deterioro del revpar

[ingresos por habitación disponible para la venta] en España e Italia, unido al parón del sector inmobiliario español que también se espera que continúe en 2009, retrasarán los planes de crecimiento de NH vía arrendamiento o gestión inicialmente previstos para ese ejercicio.

En cuanto a la actividad inmobiliaria de NH, su filial Sotogrande registró unos ingresos hasta septiembre de 13,30 millones de euros, frente a los 52,97 millones alcanzados en el mismo periodo de 2007. A 30 de septiembre Sotogrande contaba, según la compañía, con ventas comprometidas y pendientes de contabilizar por importe de 77,85 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 2008