Al menos 20 muertos por un accidente en un submarino nuclear ruso

La Armada asegura que el reactor funciona bien y que no hay radioactividad

Al menos 20 personas perecieron ayer a consecuencia de un accidente ocurrido en un submarino atómico ruso de la flota del Pacífico, según informó el capitán Igor Dygalo, ayudante del jefe de la Armada. El suceso se produjo al dispararse de forma inesperada un sistema de extinción de incendios durante unas pruebas en el mar, explicó el oficial, que no identificó el lugar del suceso ni el tipo de submarino. Fuentes de la Armada dijeron a las agencias rusas que la nave no había sufrido daños. Añadieron que la escotilla del reactor nuclear funcionaba con normalidad y que el fondo radioactivo también era normal.

El jefe de la Armada, almirante Vladímir Vysotski, dio orden de interrumpir las pruebas, cuya naturaleza tampoco fue identificada. El reactor nuclear de la nave se encuentra en la popa y el incidente -que afectó a los sistemas de extinción de incendios de dos escotillas- se produjo en la proa, según el Eco de Moscú.

Las víctimas probablemente murieron por asfixia, ya que, según la emisora, los submarinos cuentan con un sistema de extinción de incendios que producen el cierre hermético de las escotillas y el lanzamiento de sustancias químicas que ligan el oxígeno. Esto supone que en esta eventualidad la tripulación debe tener a mano mascarillas para poder respirar.

Según fuentes de la Armada, el submarino llevaba 208 personas a bordo. De ellas, 81 eran militares y el resto, trabajadores de astilleros. Los muertos son de ambas categorías y hay una veintena de heridos de diversa gravedad.

El servicio de prensa del Kremlin informó de que el ministro de Defensa, Anatoli Serdiukov, había puesto al corriente de la avería inmediatamente al presidente Dmitri Medvédev, el cual a su vez había ordenado al ministro mantenerle informado de la situación en el submarino, así como realizar una investigación concienzuda de lo ocurrido y ayudar a las familias de las víctimas. Serdiukov ordenó al general Aleksandr Kolmakov y al almirante Vladímir Vysotski dirigirse al lugar donde se encontraba el submarino, que recibió orden de regresar a lo que en la jerga militar se denomina punto de estacionamiento temporal en el territorio de Primorie, donde se halla la base de Vladivostok, sede de la Flota del Pacífico.

La nave navegaba acompañada de otros buques, entre ellos el Almirante Tributs, adonde habían sido evacuados provisionalmente los 21 heridos. Medvédev también mandó al fiscal general Yuri Chaika que haga una investigación del suceso.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El precedente del 'Kursk'

Entre los accidentes sufridos por submarinos nucleares rusos en los últimos años destaca el del Kursk, que se hundió en el mar de Barents el 12 de agosto de 2000 con 118 personas a bordo. En la nave había dos reactores, pero no armas nucleares. El Kursk fue la última nave de la clase de submarinos Oscar-II, que fue diseñada y aprobada por la URSS. Con sus 155 metros de largo y sus cuatro pisos de altura, fue el submarino de ataque más grande jamás construido.

Fue izado del fondo del mar en una operación que duró desde octubre de 2001 a junio de 2002. Dos años después del hundimiento del Kursk, el 30 de agosto de 2003 y también en el mar de Barents se hundió el K-159, a bordo del cual se encontraban 10 miembros de la tripulación, uno de los cuales consiguió salvarse.

Más tarde se encontraron los cuerpos de dos personas. El motivo oficial del accidente fue una tormenta que estropeó el mecanismo de flotación de la nave. Ésta se encuentra a 200 metros de profundidad y no ha sido rescatada.

Medio siglo de desastres

- 12 de agosto de 2000. El submarino nuclear ruso Kursk sufre un grave accidente en el mar de Bárens, en el Ártico. Mueren 118 marineros.

- 26 de enero de 1998. Una fuga de amoniaco y nitrógeno por un fallo en el sistema de refrigeración del reactor del submarino nuclear Tomsk causa la muerte del capitán y la intoxicación de cinco marinos.

- 7 de abril de 1989. El submarino nuclear Komsomoletsunde en el mar de Bárens. Murieron al menos 42 marinos.

- 26 de septiembre de 1976. Ocho tripulantes mueren en el incendio del K-47 durante una travesía de rutina.

- 24 de febrero de 1972. El K-19 registra un incendio en el Atlántico. Mueren 28 marinos.

- 12 de abril de 1970. Un submarino nuclear de ataque se hunde en el Golfo de Vizcaya y perecen 52 tripulantes.

- 11 de abril de 1968. El K-129 se hunde en el Pacífico a una profundidad de 5.000 metros. Seis años más tarde, la CIA organiza la Operación Jennifer para rescatarlo.

- 4 de julio de 1961. El submarino K-19 tiene una filtración y la tripulación ha de ser evacuada por el riesgo de radiación. Ocho muertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50