Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una histórica libreta negra

Luis González Robles, "sensible funcionario franquista" -como se le califica en uno de los textos del catálogo de la exposición que se le dedica a su labor en Alcalá de Henares-, tuvo entre los años 1957 y 1975 el supremo poder de elegir a los artistas que representarían a España en cada una de las ediciones correspondientes de la Bienal de São Paulo. Desde 1951, la asistencia a la gran cita brasileña significaba para los creadores de todo el mundo una especie de consagración. Frente a la de Venecia, la de São Paulo surgió como una opción más rupturista y de vanguardia. Un jurado de prestigio internacional otorgaba cada dos años una docena de premios que brillaban en cualquier currículo.

González Robles se propuso, desde el Instituto de Cultura Hispánica, dar a conocer el arte español más renovador, sin encomendarse a consignas o recomendaciones. La leyenda destaca aún el misterio de su inseparable libretita negra donde apuntaba todo lo concerniente a sus favoritos. Consiguió en cinco ocasiones que sus seleccionados obtuvieran los premios de escultura (Jorge Oteiza en 1957), pintura (Modest Cuixart en 1959 y José Luis Verdes en 1975), grabado (César Olmos en 1963) y de dibujo (Joan Ponç en 1965). Sobrevivió con sus dotes de negociador a las polémicas que se vertían en Brasil contra el Gobierno que representaba, salvando la independencia de su juicio con artistas poco complacientes con la dictadura. Ahora, una exposición en el museo que lleva su nombre en la Universidad de Alcalá de Henares, a cargo de José Luis Simón, recoge algunas de las obras que expusieron todos esos galardonados, junto a otras muestras de trabajos de esos artistas en la misma época. Se exhiben también documentos y fotografías de González Robles. En el catálogo, un texto de Genoveva Tusell traza con rigor la historia de su papel como comisario durante esa etapa, la de mayor prestigio de la bienal. .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de noviembre de 2008