47 parlamentos regionales reclaman su sitio en la construcción europea

La Cámara vasca clausura su año de presidencia de las asambleas legislativas

Ser escuchadas y tenidas en cuenta en la construcción de la Unión Europea en los temas que les incumben. Esto es lo que pedirán de nuevo, por 13º año consecutivo, los parlamentos regionales agrupados en la CALRE (Conferencia de Asambleas Legislativas Regionales Europeas), cuya presidencia ha desempeñado en el último año la Cámara vasca a través de su presidenta, Izaskun Bilbao.

Representantes de 47 de sus 74 integrantes, entre ellos los 17 parlamentos autonómicos españoles y Ceuta y Melilla, se reúnen desde mañana y hasta el martes en su comité permanente y su plenario para hacer balance, planear el trabajo del año próximo y traspasar la dirección del organismo a la región austríaca de Tirol.

Galicia pide quitar de la declaración una apelación a las cámaras nacionales
Más información
Vitoria se queda casi fuera del programa

La presidenta del Parlamento, Izaskun Bilbao, destacó ayer como aspecto descollante de la labor realizada por la CALRE durante su gestión la creación de un grupo de trabajo sobre Federalismo Fiscal, del que es coordinadora la Cámara autonómica, y la firma de planes de acción conjunta con el Comité de las Regiones y con la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. "Hemos cumplido el programa que presentamos en un 90% y en el 10% restante queda asentado el camino para seguir adelante", afirmó Bilbao.

Además de estructurar las relaciones con las instituciones europeas, la presidencia vasca ha rematado la reforma del reglamento de la CALRE. Bilbao se mostró satisfecha y valoró que la presencia de las casi 200 personas que integran las delegaciones servirá para darles "la oportunidad de conocer Euskadi de cerca, de que respiren nuestro aire y se vayan con una idea sobre cómo somos y vivimos realmente".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al plenario asistirán, entre otros, la comisaria de Política Regional de la Unión Europea, Danuta Hübner, y el presidente del Comité de las Regiones, Luc Van den Brande.

La declaración que se aprobará el martes incide en la necesidad de articular la presencia de las regiones en la construcción europea. "La proximidad a la ciudadanía de que gozamos los parlamentos regionales constituye un valor inestimable" en un contexto de incertidumbre sobre el futuro de la Unión Europea, tras los referendos negativos de Holanda y Francia a la Constitución europea y el posterior de Irlanda al Tratado de Lisboa, señala el documento. Esa "posición privilegiada", sería el principal "activo" que las cámaras subestatales podrían poner al servicio de un mayor apego ciudadano al avance de la Unión Europea.

Para ejercer esa labor, la CALRE pide a las instituciones europeas que establezcan "mecanismos permanentes para la participación activa de las regiones" en la toma de decisiones.

La única enmienda de entidad que permanece está presentada por el Parlamento gallego y pide la supresión de un párrafo por el que la CALRE "insta a los parlamentos nacionales a establecer procedimientos de consulta y toma en consideración de las posiciones que les remitan las cámaras regionales sobre la adecuación de la normativa europea al principio de subsidiariedad".

Galicia considera, según señaló a EL PAÍS un portavoz de su Cámara, que la CALRE no debe entrar en la cuestión, porque las cámaras regionales tienen mecanismos y competencia por sí mismas para dirigirse sin intermediarios a sus respectivos parlamentos nacionales.

Bilbao consideró que la enmienda obedece a una interpretación errónea y se mostró confiada en que finalmente se retire o decaiga.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS