Transportes no aclara su aportación al plan de soterrar en Vitoria

López de Gereñu pide al Gobierno central que ponga ahora más dinero

La consejera de Transportes, Nuria López de Gereñu, pidió ayer al Gobierno central que aumente su dotación económica para el soterramiento del ferrocarril a su paso por Vitoria, la mayor obra prevista en la historia de la ciudad. La consejera aseguró en el Parlamento, donde compareció en comisión a petición propia, que el coste del proyecto ha crecido de 476 a 494 millones de euros y que el Ministerio de Fomento, por tanto, debería actualizar de forma paralela su aportación al proyecto.

El departamento quiere concretar cuál será la aportación de la UE

López de Gereñu también pidió al Ejecutivo central que aclare cuánto dinero puede llegar de Europa y solicitó a todas las instituciones implicadas la creación definitiva de una sociedad de gestión para abordar las obras. La consejera no aclaró en ningún momento cuál será el grado de cooperación del Gobierno vasco, aunque precisó que en los presupuesto de 2009 se consignará un 10% de lo que finalmente aportará.

La titular de Transportes realizó un exhaustivo recorrido por el trámite técnico y económico del proyecto desde que se propuso hace diez años. López de Gereñu mostró su acuerdo con la solución técnica adoptada, aunque expresó su "preocupación por el procedimiento poco eficaz empleado" para abordar el soterramiento.

En donde mostró sus discrepancias fue en la gestión económica de esta operación que cambiará la capital alavesa al sacar el ferrocarril del centro de la ciudad, soterrar su paso por las afueras, y liberar 193.000 metros cuadrados. "Siempre que hemos propuesto la creación de una sociedad de gestión nos han dado largas las otras tres instituciones implicadas", afirmó la consejera, en referencia al Ayuntamiento de Vitoria, la Diputación de Álava y el Ministerio de Fomento.

Recordó que el ministerio tenía que definir qué parte de las ayudas europeas para la alta velocidad iban a destinarse al soterramiento. Apuntó las cantidades definidas ya para proyectos y obras de la Y vasca (118,53 millones de euros) y señaló la cifra global para la integración urbana de los distintos modos de transporte, que alcanza los 531 millones. "No sería justo que estas ayudas europeas no se invirtieran aquí", destacó. "En las obras previstas para las estaciones de Atocha y Chamartín [en Madrid], con un presupuesto de 285 millones, ya está definido que el 80% procede de la Unión Europea", apostilló.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Durante el debate, el socialista Óscar Rodríguez, el que más crítico se ha mostrado con la consejera, lamentó la "racanería" del Gobierno vasco con este proyecto y pidió a López de Guereñu que se deje de polémicas estériles y asuma la responsabilidad que le corresponde a la consejería de Transportes. Rodríguez se refirió a que el soterramiento no es responsabilidad del Ejecutivo central, ya que fue una solución que pidieron las instituciones vascas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS