Reportaje:

"Cuando no hay reglas, los pícaros son los que ganan"

Expertos internacionales debaten sobre el alcance de las crisis

Cuando hace seis meses el ex presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, decidió convocar en Sevilla a un grupo de expertos políticos y económicos para contestar a la pregunta "¿Estamos ante un nuevo ciclo?", nunca pensó que la "fiesta" de crecimiento se había acabado y que la economía mundial se "iba a precipitar en una crisis tan profunda". A esa cuestión contestaron ayer en la reunión plenaria de la Fundación Círculo de Montevideo el ex presidente Felipe González, el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Michel Camdessus, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias; el ex presidente colombiano Belisario Betancourt y el ex presidente catalán Jordi Pujol, entre otros. Una cita que inauguró el presidente andaluz, Manuel Chaves.

"Lo único cíclico es la estupidez humana", advirtió provocador el político sevillano nada más comenzar. En su opinión, la crisis financiera actual se podía haber evitado con "menos ceguera y voracidad" y recordó unas palabras de Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal estadounidense durante casi dos décadas, cuando hace años advirtió de la "exuberancia de los mercados". Los bancos centrales creyeron entonces que estaban al abrigo de las consecuencias de las sucesivas crisis financieras mexicana, japonesa y del sureste asiático, cuando, según González, "ninguna crisis financiera dejar de convertirse en pandemia". También aseguró que la economía "siempre va a evolucionar en dientes de sierra" y que no es lógico que haya una "caída brutal" como la de ahora.

Como solución, González abogó por una respuesta "global y coordinada", pero sin "hiperregulación". "El margen de maniobra para hacer disparates es inmenso, pero para hacer las cosas bien es muy estrecho", alertó.

Candessus coincidió con González en que la crisis financiera se hubiera evitado si se hubieran puesto en marcha las medidas del FMI tras la crisis asiática, cuando se propuso someter las transacciones financieras a las mismas reglas que las monetarias. "La crisis ha surgido en el sistema no regulado y cuando no hay reglas pasa lo que ocurre en los pueblos de mi país: reinan los ladrones de gallinas, los pícaros son los que ganan".

El ex director gerente echó en falta liderazgos políticos que afronten esta situación -"los veo distraídos", dijo- y también un sistema de valores que prime la responsabilidad, la solidaridad y la ciudadanía mundial. Candessus apostó por regular el mercado financiero y por "quitar la idea que regular es matar la espontaneidad del mercado. No es verdad". También aconsejó regresar al fundador del capitalismo Adam Smith y releer La teoría de los sentimientos morales en la que argumenta que una economía no puede funcionar "si sus actores sólo se mueven por codicia". "Hay que inyectar el sentido del bien común", enfatizó. El ex directivo vaticinó que en el cuarto trimestre de 2009 puede haber una recuperación, aunque no incluyó a España en ese pronóstico porque vive "dos crisis: la global y la inmobiliaria".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS