Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia inyectará 10.500 millones de euros en los seis principales bancos del país

La ministra francesa de economía, Christine Lagarde, anunció anoche que el Estado inyectará 10.500 millones de euros a los seis principales bancos privados del país antes de que termine el año, informa Efe. Se trata de Crédit Agricole, que recibirá 3.000 millones de euros; BNP Paribas (2.550); Société Générale (1.700); Credit Mutuel (1.200 millones); Caise d'Epargne (1.100), y Banque Populaire (950 millones).

La aportación es "indispensable" para que puedan "financiar correctamente la economía", explicó a la prensa la ministra tras mantener una reunión con los máximos responsables de las entidades. En un comunicado, el ministerio de Economía añadió que si fuese preciso, el Estado francés "está preparado" igualmente para inyectar otros 10.500 millones de euros en 2009 "en caso de que las tensiones del mercado persistan".

En el encuentro con los bancos participó el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, quien recalcó que las seis entidades "no necesitan en absoluto fondos propios" ni tampoco ser recapitalizadas. Pero "los mercados están en estos momentos muy difíciles y no pueden aportar los fondos propios correspondientes", por lo que el Estado los prestaría mediante la emisión de deuda subordinada, explicó en declaraciones a la emisora France Info. Por otra parte, a Société Générale, el segundo mayor banco de Francia por capitalización bursátil, los rumores sobre la posible falta de capital le hicieron daño en Bolsa. Aunque al final se mitigó la caída al 3% (frente al alza del 3,56% del índice de París) durante la sesión llegó a ceder cerca del 14%.

Según una información distribuida por los analistas de Merrill Lynch, varios bancos europeos como Deutsche Bank y Unicredit pueden necesitar captar en conjunto 73.000 millones de euros. Société Générale, según este informe, precisaría 6.500 millones. Estas operaciones, "en la mayoría de casos requerirán el apoyo del Gobierno".

El Gobierno francés envió ayer un mensaje de confianza a los ahorradores tras la dimisión de los tres máximos responsables de Caisse d'Epargne, como consecuencia del "incidente" de mercado que llevó al grupo de cajas de ahorro francesas a perder en Bolsa 600 millones de euros. "No hay sombra de inquietud sobre los depósitos", sentenció Largarde. La ministra consideró "acertada" la dimisión de los dirigentes de Caisse d'Epargne en una reunión de urgencia del consejo de vigilancia el pasado domingo. Antes, al conocerse el viernes las pérdidas multimillonarias de la entidad, habían dejado sus cargos el gerente de la cartera bursátil, su equipo y el director financiero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de octubre de 2008