Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Frank Rosenthal, rey de las apuestas en Las Vegas

Fue el gánster que inspiró la película 'Casino', de Scorsese

Frank Lefty Rosenthal, el jugador y mafioso al que Robert de Niro interpretó en la película Casino, de Martin Scorsese, falleció el pasado 13 de octubre en Miami. Tenía 79 años y había vivido en Florida durante las últimas dos décadas, aunque en cierto modo había sido una segunda vida, puesto que en 1982 sufrió un intento de asesinato en Las Vegas del que se salvó de forma casi milagrosa: su coche voló por los aires a las puertas de un restaurante, pero Lefty sobrevivió a la explosión. No obstante, captó el mensaje y prefirió abandonar aquella ciudad.

Había pasado 14 años en la capital del juego y la prostitución dirigiendo para la mafia un pequeño imperio de cuatro casinos, aunque en realidad su posición era una simple tapadera para los negocios sucios de otros como Allen Glick, propietario del Stardust Hotel and Casino, a quien no le hacía ninguna gracia recibir órdenes de Rosenthal. Según recuerda Nicholas Pileggi, autor del libro Casino en el que se basó el filme de Scorsese, Glick un día le dijo: "Si interfieres con alguna de las operaciones o complicas lo que yo hago, te aseguro que nunca abandonarás esta empresa vivo".

Su carácter ególatra y obsesivo no ayudó a sus relaciones con la mafia, pese a que gracias a él encontraron otra forma de ganar dinero: las apuestas. Antes de la llegada de Rosenthal a Las Vegas, ningún hotel ofrecía la posibilidad de apostar a las carreras de caballos. Pero él, que había crecido precisamente entre corredores de apuestas en Chicago y que conocía bien aquel negocio -fue así como se hizo camino entre gánsteres-, creó cómodas salas con decenas de televisores para que la gente pudiera apostar desde el Stardust Hotel.

Había nacido en Chicago en 1929. Aprendió a apostar en los estadios de béisbol y tenía un don para las matemáticas: era capaz de hacer todo tipo de cálculos mentalmente. Recibió el apodo de Lefty por ser zurdo. Mientras estuvo en Las Vegas, se convirtió en un hombre poderoso del que se decía que tenía más de 200 pares de pantalones y al que le gustaba codearse con Frank Sinatra u O. J. Simpson. Pero su perdición, como ocurre en más de una película de mafiosos, fueron las mujeres. Se casó con Geri McGee, aunque su matrimonio fue problemático y cargado de infidelidades por ambas partes. En 1980 se separaron y, pocas semanas después del intento de asesinato de Rosenthal, su ex mujer falleció de un misterioso colapso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008