Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio medio de las viviendas cae por primera vez en una década

Los datos oficiales reflejan una bajada trimestral del 1,3%, pero todavía no se aprecian retrocesos interanuales - Sólo los pisos protegidos siguen subiendo

Las estadísticas de vivienda se han convertido en un galimatías en el que nadie se aclara. Un día después de que la sociedad Tinsa anunciara que los precios han caído en los últimos 12 meses casi un 5%, y en un contexto en el que todos los que quieren comprar o vender se encuentran todos los días con rebajas importantes, el ministerio que dirige Beatriz Corredor sigue manteniendo que los pisos son ahora más caros que hace 12 meses. Según los datos presentados ayer, la subida en este periodo se quedó en un 0,4%. Crecimiento minúsculo, pero crecimiento al fin y al cabo.

Al descender al detalle, la estadística que el ministerio distribuye con los datos que recibe de la tasadora Atasa sí que contabiliza caídas entre julio y septiembre. Es el segundo trimestre consecutivo que esto ocurre; y en esta ocasión el descenso fue del 1,3%. Y, lo que es más importante, los 2.068,7 euros que se pagan ahora de media en el mercado por un metro cuadrado son, por primera vez en una década, una cantidad inferior a la de diciembre del año pasado. Así, es prácticamente seguro que 2008 cerrará con el primer retroceso en términos interanuales de los que dé cuenta una estadística oficial desde 1997.

La mitad de España no tendrá que esperar a finales de año para vivir descensos interanuales, porque 22 provincias ya han entrado de lleno en esta tendencia. Como es habitual, la parte más castigada por el violento estallido del boom inmobiliario es el de la vivienda usada, que no levanta cabeza. En este segmento, los signos negativos abundan por todas partes. Tanto en términos trimestrales, interanuales (con una caída del 1,7%), como en 46 provincias. Los pisos nuevos resisten mejor el embate, cuyo precio se ha mantenido prácticamente estable en el último año. Y eso que el presidente de los promotores, Guillermo Chicote, decía la semana pasada que los precios no bajarán más porque ya lo han hecho lo suficiente. "Que nadie espere que caigan un 30% o un 40% porque antes de eso prefiero regalarle al banco mis pisos", llegó a afirmar.

Las únicas casas que se salvan de la deflación generalizada son las de protección oficial. Los pisos que cuentan con algún tipo de ayuda pública se han encarecido en los últimos tres meses un 1%, disparándose en el año hasta un 6,6,%. El motivo de esta subida contraria a lo que ocurre en el resto del mercado es la actualización de los módulos que cada comunidad autónoma marca para establecer el precio de los pisos protegidos.

Además de los precios, el ministerio dio ayer otro dato que da una idea de la crisis que vive el mercado del ladrillo, que sufre un asfixiante exceso de oferta -Tinsa cifra en casi un millón las viviendas nuevas sin vender que habrá a finales de año-, y una paralización en las operaciones de compra -en lo que va de año, el desplome de compraventas ronda el 27%-.

El dato nuevo es el de las tasaciones del tercer trimestre: 124.445. Esta cifra contrasta con las más de 180.000 que se hacían en los dos trimestres precedentes.

Tras una hinchazón que llevó a que los precios crecieran a un 18% en 2004, las tasas se han moderado hasta rozar el cero. Y, según numerosos expertos, la crisis que vive el ladrillo no se solucionará hasta que llegue un fuerte ajuste. El Gobierno, por su parte, se aferra a la doctrina que ha mantenido desde la creación del Ministerio de Vivienda, en 2004. "El Gobierno espera y desea que los precios se sitúen en torno al IPC [que ahora está en el 4,5%]", aseguró ayer la directora general de Vivienda, Anunciación Romero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008