Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Planes en los países de la zona euro

Alemania crea un fondo gigante para avalar deudas y créditos interbancarios

Merkel califica la mayor operación de rescate con dinero público desde la II Guerra Mundial como "la primera piedra de un nuevo orden financiero"

Medio billón de euros para estabilizar los mercados alemanes. El ministro federal de Hacienda, el socialdemócrata Peer Steinbrück, obtuvo ayer del Consejo de Ministros la luz verde para la mayor operación de rescate con dinero público desde la II Guerra Mundial.

La canciller Angela Merkel, democristiana, convocó a los medios para anunciar el nuevo "fondo de estabilización de los mercados financieros" que ascenderá a 500.000 millones de euros. Ambas cámaras del Parlamento alemán aprobarán el próximo viernes la ley que regula esta descomunal medida económica.

Los bancos que reciban ayudas no pagarán dividendo a los accionistas

Los ingresos de los ejecutivos no podrán superar los 500.000 euros al año

El fondo contará con 100.000 millones de euros destinados a dotar de capital propio a los bancos que lo soliciten. El Gobierno contempla nacionalizar parte de las entidades que accedan a este fondo. El Ministerio podrá comprar deuda "basura" de los bancos afectados. Además, la coalición de Gobierno dispondrá de otros 400.000 millones de euros para avalar deudas y créditos interbancarios, con el fin de garantizar la liquidez en los mercados.

Tanto Merkel como su ministro de Hacienda insistieron ayer en que el plan trata de proteger el bien común de los alemanes. En palabras de Steinbrück, no se trata de "hacerles un favor a los bancos o a sus ejecutivos". La canciller anunció que el erario público obtendrá compensaciones por cada aval que conceda. Éstas ascenderán, al menos, al 2%, según el asesor económico gubernamental Jörg Asmussen. Merkel calificó la medida como "la primera piedra de un nuevo orden financiero".

A esto contribuirá, sin duda, la nacionalización de parte de los bancos afectados por la crisis. Aunque limitadas hasta finales del año 2009, las ayudas directas extraídas del "fondo de estabilización" estarán sujetas a condiciones estrictas sobre la política financiera de las entidades, los pagos y bonificaciones de sus ejecutivos y el reparto de beneficios. Steinbrück adelantó que los accionistas de los bancos solicitantes de las ayudas deberán renunciar a los dividendos mientras recurran al dinero público. Además, habló de limitar los ingresos de los ejecutivos a 500.000 euros anuales.

La ley de rescate decidida ayer concede al ministro Steinbrück un poder insólito sobre el sistema financiero alemán y le hace señor de un paquete económico nunca visto en tiempos de paz. Ésa es la cara. La cruz podrá llegarle con los presupuestos, que Steinbrück aspiraba a equilibrar para el ejercicio 2011. Convenientemente, las consecuencias presupuestarias del rescate quedarán ocultas hasta su liquidación a finales del año 2009, pasadas ya las elecciones federales.

El índice bursátil alemán DAX cerró ayer con la mayor subida de sus 20 años de historia. La cotización de los grandes bancos alemanes se disparó con el anuncio del rescate multimillonario aprobado por el Ejecutivo. Al rebufo del tristemente célebre banco hipotecario Hypo Real Estate, que tras varias semanas de caos y desastre ganó ayer un 40%, el índice de las 30 principales acciones de empresas alemanas subió el 11,4% en un solo día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de octubre de 2008