Crisis financiera mundial | Los planes de salvamento

Londres pone 550.000 millones sobre la mesa para rescatar la City

Siete bancos, entre los que no está Abbey, negocian vender acciones al Gobierno

El Gobierno del Reino Unido puso ayer sobre la mesa 400.000 millones de libras (550.000 millones de euros) en forma de dinero público o avalado por el Estado en un plan se rescate de la City sin precedentes. Siete bancos, entre los que no está Abbey, filial del Santander, se han declarado dispuestos a aceptar la entrada del Estado en su capital para sanear sus balances. El primer ministro Gordon Brown, que se juega su carrera política en esta crisis, aseguró ayer que el Reino Unido "está liderando al mundo con esta propuesta para reestructurar nuestro sistema bancario". "Estamos dando los pasos que creo que otros países darán en el futuro", aseguró.

Si el plan funciona, puede que el Gobierno incluso gane dinero

Más información

Esos pasos tienen tres direcciones. La primera consiste en ampliar de 100.000 a 200.000 millones de libras (273.000 millones de euros) el actual mecanismo que permite a los bancos canjear títulos y cédulas hipotecarias y de otro tipo por bonos con la garantía del Estado, que pueden convertir fácilmente en dinero.

La más delicada políticamente es la decisión de destinar 25.000 millones de libras, ampliables a 50.000 (68.000 millones de euros) a capitalizar los bancos que se sometan al plan, mediante la compra de acciones preferentes. El Estado renuncia a estar en el consejo y sus acciones no tendrán derecho a voto. Pero su entrada está condicionada a que la inyección de capital se destine a consolidar el núcleo duro del capital y a que los bancos sigan prestando dinero a los consumidores británicos. Además, tendrán que aceptar determinadas restricciones al repartir dividendos y fijar las remuneraciones de sus ejecutivos.

La tervera vía, en opinión de algunos analistas la más importante, consiste en que los bancos que se acojan al plan podrán lanzar emisiones de deuda garantizada por el Estado de forma prácticamente ilimitada. El Gobierno calcula que el montante de esas emisiones puede alcanzar el cuarto de billón de libras (342.000 millones de euros), pero esa cifra se superará si fuera necesario. A esta vía se podría apuntar el Abbey, según han reconocido fuentes del grupo en Londres, y también HSBC y Standard Chartered. El Barclays, el Bank of Scotland y el HBOS están interesados en la primera.

Este nuevo instrumento es importante. No sólo porque incrementa la liquidez en el mercado, sino porque las emisiones de deuda podrán alcanzar un plazo de hasta tres años, resolviendo así el problema de falta de liquidez a medio plazo.

Políticamente, el plan es una apuesta para Gordon Brown. Si funciona, si la banca se estabiliza y a medio y largo plazo se recuperan los mercados, el Estado tiene bastantes posibilidades de acabar ganando dinero con la venta de las acciones que ahora compra e incluso con el canje de títulos y el respaldo de las emisiones de deuda, que no son gratuitos para la banca.

Pero si estas medidas no sacan al mundo financiero del agujero en que ahora se encuentra y algún banco va a la quiebra, los contribuyentes perderán mucho dinero y Gordon Brown perderá todo crédito ante los votantes.

Los analistas acogieron el rescate con cauto optimismo. En opinión de Moody's, "es positivo y aliviará algunas de las presiones más agudas que se ejercen sobre los bancos, que en gran parte se deben a factores ajenos a los propios bancos". Ray Barrell, del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR), por su parte, sostiene que "el paquete debería ayudar mucho a restablecer la confianza en los bancos del Reino Unido". Pero, según él, "la crisis global no se verá mitigada hasta que las autoridades de Estados Unidos copien el paquete británico".

La bienvenida de los mercados a las medidas fue desconcertante, en una sesión muy volátil, marcada no sólo por el plan de rescate sino también por el recorte coordinado de tipos de las grandes economías y también por el creciente pesimismo sobre la economía mundial.

El ganador del día en la Bolsa fue el banco HBOS, que subió un 24%. Lloyd's TSB bajó casi un 7% y RBS se apreció un modesto 0,8% tras una sesión especialmente agitada.

Las medidas no convencen

- 8.00. El Gobierno Británico anuncia un plan de rescate para los bancos de 400.000 millones de libras (más de medio billón de euros).

- 8.30. Las Bolsas asiáticas cierran con caídas. El Nikkei japonés cede más del 9%.

- 9.00 Las Bolsas europeas abren en rojo. Minutos después de la apertura el Ibex 35 ya se deja el 3,58%.

- 9.30. Los bancos británicos, disparados en Bolsa por el anuncio de medidas de su Gobierno.

- 10.15. Hong Kong bajará sus tipos de interés un punto, hasta el 2,5%.

- 10.30. Rusia suspende la cotización por fuertes caídas.

- 11.00. París suspende su cotización 15 minutos. El CAC 40 cae más del 8%.

- 11.30. El italiano Unicredit anuncia 1.000 despidos.

- 11.45. Islandia anuncia la nacionalización del Glitnir.

- 13.00. Los bancos centrales anuncian acciones conjuntas. Estados Unidos, Inglaterra, Suiza, Suecia y el Banco Central Europeo bajarán medio punto los tipos de interés. China, 0,2 puntos.

- 15.00. El FMI reduce del 3,9% al 3% las perspectivas de crecimiento de la economía mundial. España entrará en recesión en 2009.

- 15.30. Wall Street abre al alza. Las Bolsas europeas continúan desplomándose.

- 17.35. El Ibex cierra con una caída del 5,20%. Todos los selectivos europeos pierden al menos el 5%.

- 22.00. Tras una jornada muy volátil, Wall Street cierra con una caída cercana al 2%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de octubre de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50